viernes, 31 de mayo de 2019

La labranza ayer

-3- Economía     -3.1- Agricultura


La labranza ayer

 Villaconancio  -como todos los pueblos de alrededor y de muchas otras comarcas- ha sido desde hace siglos un pueblo fundamentalmente agrícola y ganadero. Sin embargo, esta actividad ha cambiado en pocas décadas de forma vertiginosa. Por ejemplo, hasta no hace tanto, se seguía utilizando el arado romano tirado por bestias. Vamos a recordar un poco cómo eran las cosas durante la primera mitad del siglo XX. 

En el edificio del Ayuntamiento estaba el pósito:


"Sigue el Ayuntamiento, en la planta baja había primero el Pósito, esto era destinado para almacenar cereales, es que al labrador que le hacía falta dinero y no tenía, pedía un dinero prestado al Ayuntamiento y cuando hacía la recolección en el mes de Septiembre pagaba en especies fuera trigo, cebada, avena, o lo que cosechara y lo llevaba a ese Pósito, y así pagaba el préstamo que había pedido, así los labradores que andaban mal de dinero, de esta forma se quitaban de ir a un prestamista que les cobraba un 8 o 10%."


El pósito era a la vez un almacén de grano y una entidad financiera que funcionaba de modo similar al monte de piedad o montepío (donde se hacían empeños), es decir, admitía no sólo dinero sino también pagos en especie. Según el diccionario:

pósito:  del latín  "positus" (depósito, establecimiento) 

-Institución de carácter municipal y de muy antiguo origen, dedicada a hacer acopio de cereales, principalmente de trigo, y prestarlos en condiciones módicas a los labradores y vecinos durante los meses de escasez.
-Edificio destinado a guardar el grano del pósito.
-Asociación formada para la cooperación o ayuda mutua entre trabajadores. Pósito de pescadores.

Por cierto, el primer monte de piedad de España se fundó muy cerca de aquí, en Dueñas, en 1.550. Fadrique de Acuña, conde de Buendía, aportó 300 ducados para que los necesitados pudieran acceder a préstamos.

 Como no existían los tractores ni las cosechadoras, había muchos animales de tiro:

"Lo que sí había muchas mulas y machos para hacer las labores agrícolas, había entre mulas y machos unas 120 cabezas, había 8 burros también de labor, había 8 caballos, unos los tenían para pasearse los ricos y 2 los tenían para trabajar en el campo, había 35 burros, estos los tenían para el servicio de casa, aunque no fueran labradores, había 80 o 90 cabras, estas para dar leche en invierno, estas estaban repartidas entre todos los vecinos, fueran labradores, fueran obreros,  tenían un pastor que se llamaba Juan, este era de Roturas (Valladolid) este vino al pueblo de criado para un señor que se llamaba Antonio Díez, que le llamaban el tío "Niño" y se casó con una hija que se llamaba Meregilda, este señor falleció y esto desapareció."

En lugar de los fertilizantes químicos que se utilizan en la actualidad, se empleaba el estiércol del ganado para abonar la tierra y que esta diese fruto, en un proceso totalmente natural (y sostenible, ahora que se habla tanto de la sostenibilidad). Lo que salía de la tierra volvía a la tierra en un bucle infinito.

"Lo que sí había muchas ovejas, estas estaban muy repartidas entre muchos  labradores, las ovejas daban mucho producto, daban crías, leche y hacían queso y por cierto muy bueno, lana, que lo vendían muy caro, pero lo que más querían los labradores era el abono vegetal, esto era buenísimo para las tierras de labor, decían los labradores que el abono no era santo pero que hacía milagros, veías una tierra que estaba abonada, la sembraban de cebada o trigo y tenían unos trigos o cebadas formidables, y el que no tenía ovejas, que no tenía abono, las cebadas y los trigos los tenía raquíticos, así que cuanto más rico más animales tenía."

Segando los trigos con la hoz

Como antes no había máquinas, había que hacer todo el trabajo a mano. Lo que ahora se cosecha con un solo tractor, antes requería que decenas de personas se pasasen el día trabajando en el campo. Sobre todo, durante la época de la siega. Incluso había que levantarse antes que el sol para ir a cosechar.  También venían temporeros:


"Como era un pueblo que se recolecta mucho trigo y cebada, antes más porque había muchos labradores y todo tenía que ser a mano y con mulas, cuando llegaba el verano venían segadores el día San Pedro [29 de junio], los primeros eran "Gallegos" de la provincia de Lugo, a los pocos días venían "Parameses", estos eran de la provincia Zamora de un pueblo que se llamaba Manganeses de la Polvorosa, aquí venían casi todo mujeres jóvenes, había unos "zánganos" que traían cuatro, seis o ocho, este cogía destajos y se ganaba buen dinerito y a las pobres chicas las pagaban con una miseria, y hasta había algunos que las exigían más. Pero esto duró poco, enseguida se dieron cuenta de estos sujetos y los mandaron a freír espárragos, ya venían solo hombres o algún matrimonio con los hijos, hasta que estalló la guerra y ya dejaron de venir. También venían de la parte de Cuéllar (Segovia) estos venían en el mes de agosto, pero estaban pocos días, el día primero de septiembre ya no quedaba nadie. Fíjense que con tanto segador y tanto obrero y tanto trabajo como había, ahora con las máquinas se lo hacen las familias y no necesitan ningún obrero para el verano, antes ibas por la calle no veías más que mulas y burros, ahora ha desaparecido todo, ya no existen ni mulas, ni caballos, ni burros, lo único que ves son caballos de acero."

A ver si puedo ampliar más adelante esta información y publicar algo sobre la agricultura de antes, sobre (por ejemplo) los aperos que se utilizaban. Sirvan estas líneas para hacerse una ligera idea de la dureza de la vida en el campo antiguamente (ahora no tanto).

Bibliografía:
-elaboración propia a partir de los "Apuntes del Celestino"
-fotografía propia
-diccionario de la RAE
-"El Monte de Piedad del padre Piquer", Historia de España y el Mundo, Grupo Planeta https://www.historiaespanaymundo.com/secciones/historia-moderna/monte-piedad-del-padre-piquer

miércoles, 2 de enero de 2019

Toponimia villaconanciera: los términos

-2- Medio físico    -2.1- Mapas     -2.1.1- Situación/Mapa político    -2.1.3- Mapa toponímico 

Toponimia villaconanciera: los términos



En nuestro pueblo existen casi 200 topónimos (nombres de lugares), contando los nombres de caminos, fuentes…  Está claro que antiguamente se utilizaban otros que ya se han perdido; es posible que figuren en algún mapa o documento antiguo.

 Antes había muchos lugares que se nombraban de varias formas distintas; también hay que tener en cuenta que los actuales términos abarcan zonas mayores que antaño, pues con ellos se nombran zonas que antes se denominaban con los antiguos términos ya perdidos.

A continuación transcribo el listado de términos de Villaconancio, indicando sus coordenadas (las coordenadas son aproximadas; no se puede identificar una superficie con un punto, quien quiera verlo con exactitud que acuda a los mapas de la concentración):


Términos
Estos los he sacado de los mapas de la concentración parcelaria (son 135):

Andalutero  41.86705, -4.24409
Los Arenales  41.86839, -4.22623
Arroturón  41.84216, -4.22729
Los Avellanos   41.87921, -4.24286
La Barbera  41.86476, -4.24838
Barco del Comisario  41.85262, -4.2249
Barco de la Cruz   41.8518, -4.23864
Bonilla  41.87093, -4.2266
El Borco  41.8759, -4.21353
El Bu  41.85444, -4.23911   (de abajo y de arriba)                         Bu de Abajo  41.84687, -4.24129
El Bu de Arriba  41.84857, -4.2412
La Cabañuela  41.89334, -4.21342
El Calero   41.8771, -4.21454         El otro calero:   41.88854, -4.14321
El Calvario  41.87617, -4.22898
Calverón  41.87965, -4.24889
Camino del Bu  41.85677, -4.23243
Camino del Cerral  41.88109, -4.15708
Camino Fuente Corrales  41.87991, -4.23956
Camino Hérmedes   41.84848, -4.21993
Camino Palencia  41.88269, -4.24183
Camino Torre  41.85861, -4.23078
Carre Palencia  41.88374, -4.24621
La Cancha 41.82985, -4.21902
Los Cantales  41.86382, -4.21156
La Cañada  41.86121, -4.229
La Capellanía 41.87213, -4.2196
La Capirota o Avellanera  41.87892, -4.23338
Carrecañamares  41.8671, -4.22014
Las Bodegas  41.87684, -4.22518
La Cárcava  41.8787, -4.22576
El Carrascal  41.87898, -4.16755
Casa San Antón  41.87476, -4.2281
Castrejón  41.881, -4.23007
Cazacorto  41.87537, -4.23861
Cementerio  41.87384, -4.21785
Choposcaperros  41.84774, -4.23342
Cidón  41.8748, -4.22138
Los Cobatos  41.89013, -4.20482
Colmenares  41.85409, -4.21589
Collado Mocho   41.86459, -4.23143
El Concejo  41.86171, -4.23261
La Conchuela   41.85156, -4.2337
Coronilla  41.88141, -4.23413
Corrales del Tío Federico  41.88283, -4.2172
Corrales del Guerra  41.82741, -4.21512
Corral de la Villa  41.8546, -4.24188
Corte Llanillo  41.88197, -4.22357
Las Cotarrillas  41.89283, -4.20542
Cotarro de Fuente Alcó   41.88665, -4.22804
Cotarrón   41.89128, -4.21836
Cuento el Borro  41.85963, -4.24323
Cuesta del Cuerno  41.89417, -4.22615
Dientes de Oro o El Sisón  41.89132, -4.24866
Encima la Presa  41.88084, -4.17566
El Enebral  41.88253, -4.18851
Eras   41.87291, -4.22405      Y las de abajo: 41.86993, -4.22785
La Ermita  41.87065, -4.22276
El Esquenal  41.8659, -4.23793
La Estanquerilla  41.88561, -4.21606
La Estavilla   41.8809, -4.24089
Fuente Alcó o Fuente El Có   41.88374, -4.22829
Fuente Corrales 41.88296, -4.2337
Fuente del Guijo o Fuentelguijo   41.88515, -4.2048
Fuente Nueva o Fuentenueva  41.86863, -4.23205
Fuente la Parte  41.86717, -4.22818
Guindalera  41.87732, -4.23992
Gonzalo  41.85747, -4.24147
Hospital  41.88435, -4.24904
La Hoya  41.87978, -4.18248
La Hoya de los Frailes  41.88199, -4.1781
Hoya Merina  41.88716, -4.15519
Los Hoyos  41.87403, -4.22544
El Jalviar  41.89012, -4.19081
Los Lechazos 41.87948, -4.21332
Las Loberas o Lobera  41.84458, -4.21917
Magdalena   41.88457, -4.24256
La Mazorra  41.87259, -4.21375
Los Meleros  41.83868, -4.21437
El Mojón  41.86794, -4.20784
Mojón de Aragón  41.83522, -4.24022
El Nogal  41.87179, -4.23557
Los Olmillos  41.87547, -4.23194
Onada   41.87071, -4.24116
Ontanilla (igual es Hontanilla)  41.86484, -4.22214
Orilla la Parra o Revilla de la Parra  41.88159, -4.24692
El Pajonal   41.86794, -4.22302
La Paloma  41.89179, -4.23484
Pampliega  41.87012, -4.2374
El Páramo  41.8831, -4.21108
Picapalacios   41.85837, -4.21636
Pico del Hijón  41.88708, -4.24947
Las Pitas  41.87636, -4.24033
Población   41.8771, -4.2366
Palomares  41.87138, -4.22823
Pozo Valdemadera  41.85186, -4.24608
Los Prados  41.87345, -4.2384
Prados Calvos o Prado los Calvos   41.86622, -4.21589
Prado Serrano  41.8723, -4.23104
Quiebrabotijos  41.87553, -4.21173
La Quintera  41.88016, -4.21115
Los Quiñones   41.89135, -4.21259
Las Olmazas   41.88828, -4.13081
Prolongar   41.85476, -4.22274
Requena  41.8688, -4.22967
Revillalarena  41.89237, -4.14888
El Roblón  41.88491, -4.22417
Roturón  41.83777, -4.22374
Santa Juana  41.85887, -4.23608
Senda Gonzalo  41.86192, -4.23522
Senda de Martín Blanco  41.88333, -4.23892
La Solana  41.86136, -4.22462
La Sombría  41.88815, -4.21516
La Tenada 41.85746, -4.22776
La Torcidilla 41.88253, -4.13755
Vadillo  41.87854, -4.24602
Valdecevicos  41.89456, -4.24175
Valdefuentes    41.84226, -4.2411
Valdegallón  41.82803, -4.23194
Valdehornos 41.83301, -4.21476
Valdelobos  41.8267, -4.2361
Valdemadera   41.85461, -4.24525
Valdepalacios  41.82493, -4.22385
Bajada a Valdepalacios 41.83372, -4.21982
Valdequintana   41.85866, -4.21261
Valderrosel  41.85947, -4.22538
Valdeunco  41.88531, -4.22935
Valdevacé  41.87128, -4.21023
Valle el Borro   41.85755, -4.24754
Valles de la Torca  41.85071, -4.21132
Valtermiño  41.88916, -4.22892
La Virgen   41.853, -4.21898
La Vega  41.87269, -4.24158 En realidad se refiere a toda la orilla del Maderón.
La Veguilla  u Olla Veguilla    41.87377, -4.23441





Vista de La Sombría



Hay que tener en cuenta que en esos mapas no vienen todos los términos, pues las cuestas y las zonas de monte quedaron excluidas de la concentración. Por eso, hay que añadir los que vienen en los mapas del Instituto Geográfico Nacional y otros que designan a edificios u otros puntos de referencia, además de otros que no vienen en ningún sitio pero se emplean desde tiempo inmemorial (como la fuente del Gato, por ejemplo). Ahí van (21):


La Báscula  41.87202, -4.22491
Cuesta del Borro: entre Cuento el Borro y Valle del Borro, por esa zona
Los Cañamares o Cantarranas  41.87071, -4.22461
Caseta de los Ceviqueños   41.87631, -4.23736
Caseta de Don Floriano  41.874, -4.22918
Fuente del Gato  41.87228, -4.24424
La Guerra   41.86684, -4.24857
La Isla 41.87723, -4.2279
Majada Mayo  41.82499, -4.23458
La Mata de San Cristóbal  41.86545, -4.22904
Arroyo Caz del Molino de Arriba: este era un desvío del arroyo Maderón para mover la maquinaria del molino, pero ya no existe  41.86932, -4.22175
Molino de Abajo   41.86933, -4.22531
Fuente Morales   41.83757, -4.24183
La Obra  41.87246, -4.22857
La Peña Hueca  41.86321, -4.2255
Pico de la Cigüeña  41.86483, -4.22606
La Platilla 41.89333, -4.12909
El Postigo  41.87023, -4.22401
Relinchadero   41.86617, -4.22385
El Vivero  41.86985, -4.22435
Valdeliriales  41.84079, -4.23625

Elvira (La Conchuela, subiendo a la dcha.)
Senda de los Panaderos (por Valdequintana)

El paraje con el nombre Majada Mayo figura con esta denominación en la cartografía desde 1913.

Valdeliriales  se ubica al norte de Majada Mayo y al sur de Majada Mayo aparece Puntal de Valdeliriales.




Los términos citados no hay duda de que están dentro del término municipal de Villaconancio, pero además hay otros limítrofes pertenecientes a los pueblos vecinos, que son (de norte a este, sur y oeste, aproximadamente, sin intención de ser exhaustivo) (46):

Los Alfoces   
Tabalé
El Pico
Culebra
Las Ballestas
Valdeyende
Carrebaltanás
La Corva
Los Caños
Mata del Arenal
Cotarrón
Las Vicentas
Mata Curilla
Barco de Regaliz
El Pedazo
Caballeras
El Calero
Barco de Valsiriego
La Sombra
Cerral del Molino
Prado del Aguilarejo
Ladera de las Huelgas
Corcos
Fuente de la Viña
La Colorada
El Lego
Páramo de la Parva
La Sacristía
Pozo Monte
El Escalerón
La Manchona
Robledo
Majadilla
Valdecastrillo
Fontonte
La Espada
Picón Izquierdo
La Pila
Fuentecabia
Rebata
Hoya y Páramo de Sardón
Valle Romazal
Vallejo Urbán
Monte del Rojo
Corrales de Pinta
Casa Marianilla



De vuelta a Villaconancio, tenemos los siguientes

Caminos
(37)
Camino de Andalutero o Senda de Andalutero
C. de Baltanás
C. de la Cárcava o del Páramo
C. de Castrillo a Cevico
C. de Castrillo a Hérmedes
C. de Castrillo a Torre
C. de Cevico Navero o de Valdefrancos
El Collado
C. de los Corrales del Bu
C. de los Corrales de La Guerra
C. de los Corrales del Tío Federico
Cañada de la Cuesta del Cuerno
C. del Enebral
C. de Fuente Corrales
Senda Gonzalo
C. de Hérmedes de Cerrato
C. del Hijón
C. de la Obra
C. de Palencia o de Villaviudas
C. del Barco de los Robles: este sobra, es de Castrillo
C. de Santiago Sombrión
C. de la Sombría
C. de Torre de Esgueva (Cañada Real Burgalesa)
C. de Valdehornos
C. de Valdequintana
C. del Valle del Borro
C. de Valtermiño
C. de Vertavillo a Cevico o Senda Lobera
C. de Fuentelguijo o C. viejo de Cevico Navero a Baltanás
El Carraúso o Carrayuso
Cañada de la Paloma
Cañada de Fuente Alcó
Camino del Molino de Corcos
C. de Valdegallón

Hacia el Convento había más caminos (aunque creo que algunos de estos ya no existen):
C. del Cerral
C. de la Hoya
C. de los Frailes 
C. de Cevico a Espinosa




Montes de Villaconancio: panorámica de Valdepalacios desde Valdegallón

Carreteras
(3)
Carretera de Baltanás: PP-1122. Enlaza con el km 23 de la carretera Aranda-Magaz -Palencia (CL-619)
Carretera de Cevico Navero: PP-1120 (enlaza con la CL-619 en el km 26)
Carretera de Castrillo de Onielo: PP-1120. Enlaza con la PP-1121 en el km 9, que va de Castrillo de Onielo a Baltanás.


 Fuentes
(6)
Fuentelguijo  41.88677, -4.20192
Fuente la Parte  41.86658, -4.22916
Fuentenueva  41.86863, -4.23205
F. de Prolongar   41.85492, -4.22475
F. de Valdehornos  41.83119, -4.21675
La Fuentona  41.86949, -4.22473


Arroyos
(3)
Fuente Corrales
Maderón
Valdequintana (linda con Cevico Navero)


Notas:
Las coordenadas utilizadas están en "Grados decimales (DDD)".

 La parte del término municipal de Villaconancio cercana al convento de San Pelayo de Cevico Navero está en los mapas de la concentración de Cevico, no en los de Villaconancio.  


  









lunes, 12 de noviembre de 2018

Villaconancio en la prensa

-9- Villaconancio en los libros y en la Historia, y personajes ilustres

 -12- Noticias/ Curiosidades     -13- Testimonios/Entrevistas

Villaconancio en la prensa



Recopilo aquí varias noticias, entrevistas y menciones a Villaconancio en la prensa.

GOBIERNO REGIONAL

La Junta ampliará el suministro mancomunado de agua de Hérmedes, Villaconancio y Cevico

L.M.RIVAS - jueves, 12 de octubre de 2000
Rosa Cuesta anunció una inversión de 81 millones para este proyecto
VERTAVILLO.- La delegada territorial de la Junta, Rosa Cuesta, aprovechó ayer su visita a Vertavillo, Hérmedes, Cevico Navero y Villaconancio para adelantar la realización de proyectos en materia de patrimonio y de medioambiente.

La delegada, que conoció las actuaciones de la Administración Regional en estas localidades en los tres últimos años -con una inversión de 163 millones- señaló que el proyecto más ambicioso es la ampliación del suministro mancomunado de agua para Hérmedes, Cevico y Villaconancio, incluido en el programa de actuaciones 2000-2004, en el área de Medio Ambiente. «Estas localidades quedaron inicialmente excluidas, por lo que están muy interesadas en que se acometa el proyecto en breve», señaló Rosa Cuesta.
Esta ampliación, que abastecerá a 561 habitantes, tendrá un coste de 81 millones.

Periplo
Rosa Cuesta inició su periplo en Vertavillo, donde visitó el Rollo de Justicia -del s.XVII- que será rehabilitado. «Se invertirán 2,1 millones de pesetas en los trabajos que ya se han adjudicado», explicó. La delegada incidió en el interés de la Corporación para que se actúe en la iglesia de San Miguel -de transición románico gótica- «para la que ya se ha redactado una memoria, que se ha remitido al Obispado», matizó.
Seguidamente, la delegada confirmó al alcalde de Hérmedes que la Dirección General de Calidad Ambiental creará un espacio recreativo, y que continuará la rehabilitación de la ermita, además de comprometerse a estudiar trabajos complementarios para la P-111 hasta la provincia de Valladolid.

A continuación Rosa Cuesta visitó en Cevico Navero la iglesia de Nuestra Sª de la Paz -tránsito del siglo XII al XIII- Bien de Interés Cultural en el que se han invertido 7,5 millones en la cubierta «y que según el alcalde precisa arreglos en el artesonado -uno de los mejores de la provincia- y el suelo».

Ábside románico de influencia catalana en Villaconancio
La visita institucional, que permitió a Rosa Cuesta reunirse con cuatro Corporaciones, finalizó en Villaconancio a primera hora de la tarde. Allí se puso especial atención a los trabajos de restauración de la torre y urbanización del atrio de la iglesia, a los que se han consignado 19,6 millones de pesetas. La principal peculiaridad de la iglesia es el ábside románico de influencia catalana, muy poco prodigado por tierras castellanas.



25/05/2005
Alguien da cuerda al reloj



Los vecinos de Villaconancio consideran insuficiente la visita del médico solamente un día a la semana



Texto y fotografía de José Luis de Román González.

Cada tarde alguien da cuerda al reloj. El de la villa, que se encuentra en la casa consistorial. Acaban de sonar las cinco, con delicadeza, como sin querer molestar. Para que discurra esta tarde larga sin sobresaltos antes de que decida escapar.
Nada que ver con el bullicio que mi cabeza intentaba recordar, de cuando Villaconancio organizaba festivales de música folk en el verano y nos congregábamos a cientos para disfrutar con el Nuevo Mester o con Candeal.
Ahora todo está más arreglado. Las casas, las calles, la plaza y esa joya que la preside, rehabilitada hace unos años: la iglesia de San Julián y Santa Basilisa. Vaya par de ábsides... Ahora todo parece un poco más solitario.



Se llega bien por la carretera a Baltanás, que ha sido arreglada recientemente. Es el camino más rápido para enlazar con la capital, siempre y cuando sea necesario enlazar, porque a Teófilo González, alcalde de la localidad, no le agrada demasiado el tumulto de la urbe cada vez que necesita acercarse. «Uno da vueltas y más vueltas intentando aparcar. Si quiere que le diga la verdad prefiero esto, aunque con un poco más de gente».

Quizá por eso aguarda con cierta inquietud el verano. Quizá por eso ha preparado un parque infantil o intenta traer el agua de uno de los manantiales que antaño surtían al pueblo. Para poder ofrecer las mayores comodidades posibles a vecinos y visitantes, a todos aquellos que llegado el buen tiempo reabren las casas y llenan de niños las calles y las plazas.



Quizá por eso, el ayuntamiento realiza gestiones para rehabilitar la Peña Don Conancio, único lugar de encuentro que existe en la localidad. La peña forma parte de los bienes de la cámara agraria, los cuales serán cedidos en breve al municipio. Relanzar este local es uno de los objetivos municipales de cara a dinamizar el ambiente lúdico en Villaconancio.


Médico



Esta es la única reivindicación a modo de queja que escuchamos de boca del alcalde. El médico solamente acude al consultorio un día a la semana. Cierto que al parecer no le corresponde ir más días, pero a juicio de los vecinos resulta insuficiente. No hace mucho el servicio era cubierto tres veces por semana, luego bajó a dos, hasta quedarse en una, situación hacia la que el pueblo ha mostrado en más de una ocasión su descontento.

Por lo demás, todo parece discurrir amablemente en este lugar mientras acaban de sonar las seis. Cada tarde, Teófilo da cuerda al reloj




22/02/2006
Entre chozos y costumbres



Las cabañas y corrales de piedra recuerdan la actividad ganadera

que antaño tuvo la localidad



Texto y fotografía de Soraya de las Sías

La comarca del Cerrato ha tenido siempre una especial predisposición para la cría de ganado ovino, especialmente de raza churra por su adaptabilidad al clima, a la vegetación y a la orografía de la zona, con cerros, páramos extensos, valles y barrancos. Sin embargo, el paso de los años y la pérdida de población han provocado una merma considerable de la actividad ganadera. Localidades en las que antaño una gran parte de la población vivía de las ovejas y de la venta de la leche y la lana, hoy apenas cuentan con uno o dos rebaños. Es el mero ejemplo de Villaconancio.

A pesar de todo, esta forma de vida no ha quedado en el olvido.



A las historias de nuestros mayores y de los antiguos pastores, se unen los restos de chozos, cabañas, corrales y tenadas de piedra que hay diseminados por los páramos cerrateños y que no hace tanto tiempo sirvieron de refugio para el ganado en las noches veraniegas y de resguardo de los ataques de los lobos.



Incluso hay corrales que todavía se conservan en buen estado y que han sido utilizados recientemente, como demuestra la presencia de telas metálicas en sus muros, como la cabaña y las tenadas del Guijo, al norte de Villaconancio y muy cercanas a la Cañada Real Burgalesa, que atraviesa estas tierras. «La mayoría de los corrales están en ruinas por el paso del tiempo y por la actividad de los cazadores furtivos, que en muchos casos han levantado piedras y muros para cazar a los conejos allí escondidos», comentan los pastores, que además señalan que «no obstante estos corrales quedarían hoy inservibles ante las comodidades de las modernas instalaciones ganaderas». 



La ganadera no es la única tradición que ha desaparecido en Villaconancio. El paso del tiempo también ha dejado atrás otras costumbres. «Hace años se festejaba a San Isidro. Hoy la fiesta ha quedado reducida a una misa. Y así pasa con muchas cosas», señala el alcalde, Teófilo González Flores.


Al remanso del páramo de la Mazorra, y al calor de las glorietas y chimeneas, los vecinos alegran los días fríos con los recuerdos de esas celebraciones pasadas, entre las que destaca el día de la vieja, a mitad de cuaresma, cuando los jóvenes construían una muñeca con greda o arcilla que después paloteaban, pinchaban y fusilaban en la plaza, como un ritual para espantar los malos espíritus.


El sonido de las campanas cada hora y un nuevo lugar de reunión



Texto y fotografía de Soraya de las Sías
Desde 1910 ofrece las coordenadas del tiempo. Sin embargo, alguien tiene que dar cuerda a diario al reloj para que la campana suene a cada hora. Es una meticulosa tarea y hábito que los villaconancieros vienen realizando desde hace más de un siglo con enorme orgullo y esmero. Durante años fue el alguacil el encargado de hacerlo. Desde hace ocho años, el encomendado de facilitar las señales horarias al resto de los vecinos es el actual alcalde, Teófilo González Flores.

Mientras tanto, mientras pasan los minutos hasta las próximas campanadas, discurre la vida de los vecinos en Villaconancio. La última novedad es que el local de la peña Don Conancio, propiedad de la Cámara Agraria, ha sido ya adjudicado al Ayuntamiento y muy pronto comenzarán las obras de rehabilitación para su transformación en un centro social y cultural, que sirva de punto de encuentro y reunión de los vecinos. «Un pueblo pequeño necesita este tipo de centros para congregar a los vecinos, para disfrutar de un centro de ocio donde puedan hablar, jugar a las cartas o preparar alguna celebración popular», comenta el regidor, quien además matiza que a pesar de que ahora en invierno hay muchas casas cerradas, en verano el centro acogerá la actividad y el bullicio de más vecinos. «Como en casi todos los pueblos, en verano hay más gente. Esperemos que en agosto o septiembre puedan disfrutar ya de las mejoras».

El Ayuntamiento espera llevar a cabo otras obras, como el acondicionamiento de la cubierta de la iglesia y el arreglo de ventanas del consistorio y de puertas del consultorio médico. Mientras tanto el reloj sigue sonando a cada hora.



18/04/2007

Amante de lo oriental



Los vecinos de Villaconancio conocen a Alfonso Aparicio Mena por su afición a los bonsais 



Texto y fotografía de Soraya de las Sías

Durante una larga temporada, Alfonso Aparicio Mena, natural de Antigüedad, buscó un lugar tranquilo en el Cerrato donde pasar con su familia y sus amigos los fines de semana y las vacaciones. El rincón ideal para descansar lo encontró en Villaconancio, donde adquirió una casa. De esto hace quince años, pero recuerda perfectamente la calurosa acogida que le dedicaron los vecinos. «Se portaron fenomenal con nosotros. Si hay algo por lo que destacan los cerrateños es por su carácter abierto y extrovertido, acogedor y familiar», apunta Alfonso.



Su llegada causó expectación entre los villaconancieros, que poco a poco fueron conociendo mejor al nuevo inquilino, un profesor en el colegio San Pedro de Baltanás y medico naturista aficionado a los bonsais. «Es verdad que al principio para ellos todo era un poco chocante, pero ahora la relación es normal, cordial. Siempre hay alguien que se interesa por los bonsais, que quiere verlos o aprender algo de estos pequeños árboles», manifiesta Aparicio Mena.



Su afición a los bonsais se remonta veinte años atrás, cuando se sintió atraído y atrapado por la cultura que rodea estas plantas. Asegura que más que el mero gusto por la jardinería, la botánica o las plantas, su afición esconde un acercamiento a la filosofía oriental, al modo de pensar que ha caracterizado y distinguido a los nipones en el mundo occidental. «El bonsaísmo es algo más que reducir el tamaño normal de una planta. Es un arte complejo y relajado que educa la psicomotricidad y la paciencia, que ordena la vida y el tiempo», señala Alfonso, mientras especifica que a lo largo de este tiempo ha conseguido formar y crear casi una decena de bonsais. «Hay que tener en cuenta que su proceso de formación y diseño es muy lento. Hay monjes zen en Japón que cuidan un solo árbol en su vida», destaca Alfonso como ejemplo del trabajo que acarrea esta forma de cultivo. 



Ha perfeccionado su faceta de bonsaista con la participación en foros internacionales, con la publicación de una revista especializada en las diferentes técnicas de cuidado y diseño de los bonsais y con su papel como profesor en la Asociación Bonsai Alta Meseta de Palencia. «Poco a poco vamos aprendiendo nuevos aspectos de este arte y adquiriendo nuevos adeptos», manifiesta Alfonso, que a través de sus bonsais de coníferas y arces campestres detalla los cuidados biológicos y de diseño que la planta requiere según la época del año en la que se encuentre. 



La primavera es uno de los períodos más delicados, en los que hay que tener más cuidado, porque la planta sale del descanso del invierno y necesita incorporar de forma lenta pero progresiva nutrientes para prevenir una crisis. 

Planta culturalizada
Al mismo tiempo, en lo que a diseño se refiere, es el momento elegido para llevar a cabo el pinzado de los brotes y para mejorar el alambrado, uno de los procesos fundamentales en la elección del diseño definitivo de la planta. «Con los cables diriges el crecimiento, la estampa final que quieres que dibuje el bonsai, la que te evoca cierto paisaje o cierta sensación», matiza Aparicio Mena, que aclara que por estos motivos el bonsai es una planta culturalizada. «En la naturaleza hay un árbol, pero no un bonsai. Éste es fruto de la filosofía y sensaciones de su creador. Un bonsai de coníferas con determinadas formas me puede evocar un viaje a la montaña, una estampa casi olvidada, como hacen los monjes nipones», puntualiza. 

Matices y apreciaciones que un desconocido en la materia no recoge a simple vista, y que Alfonso trata de inculcar a los adeptos que llegan a la asociación. Técnicas y conocimientos que podrán apreciar mejor en la exposición de bonsais que el colectivo organiza todos los años y que de nuevo se celebrará en junio en el claustro de San Bernabé de Palencia, junto a la catedral. 

Un amante de la cultura oriental y del sabor de apego del Cerrato que concluye la entrevista recordando una de las historias que escuchó cuando llegó a Villaconancio. Al parecer, un vecino resultó agraciado con un boleto de la lotería y decidió invertir el premio en la mejora de su finca agrícola. Según cuentan, convirtió las instalaciones en una recreación de un pueblo, con sus casas y sus comercios. Para ello, contó con maestros canteros chinos, que realizaron la obra. Queda saber qué porcentaje de realidad y de ficción alberga la historia, convertida en un vínculo más de unión de Villaconancio con lo oriental.


Atractivos Turísticos







PATRIMONIO HISTÓRICO

La iglesia parroquial conserva vestigios 

de su original fábrica de estilo románico 



El principal reclamo de Villaconancio es la iglesia de San Julián y Santa Basilisa, que comenzó a edificarse en el siglo XII, en el románico tardío. De aquella época y estilo aún se conservan valiosos ábsides con connotaciones lombardas. El resto de la fábrica original se derrumbó a mediados del siglo XIX. Por este motivo, los oficios religiosos se trasladaron a la ermita de Nuestra Señora de Mediavilla.
Próximo al templo se encuentra el Ayuntamiento, donde hay un viejo reloj con campanil que estos días se somete a reforma. Se está instalando un sistema electrónico para que el reloj toque cada hora sin tener que darle cuerda a diario, como se venía haciendo hasta ahora.




ARQUITECTURA CIVIL

Bodegas y chozos

Alrededor del casco urbano hay decenas de bodegas,algunas derruidas y otras convertidas en merenderos. Por los páramos, encontramos chozos de piedra y refugios de pastores. Las primeras, hablan de la tradición vinícola. Los segundos, de la presencia de ganado ovino en una zona por la que pasa la Cañada Real Burgalesa



NATURALEZA

La fuente del Guijo

La visita de Villaconancio no finaliza aquí. El recorrido continúa por la carretera, antes de llegar al cruce con la CL-619. Por un camino rural se accede a un valle de encinas y a la fuente del Guijo. Hasta este tranquilo paraje con buenas vistas y buen agua se acercan centenares de curiosos y vecinos a lo largo del año.



Villaconancio


Población 2008 (INE): 71.

Superficie: 34 kms. cuadrados.

Comarca: Cerrato.

Actividades principales: Agricultura y ganadería.

Distancia de la capital: 40 kms.

Cómo llegar: A-610 desde Palencia hasta Magaz. Allí, acceder por la CL-619 en dirección a Aranda. Pasado Baltanás, coger un cruce a la derecha y acceder por la PP-1122.

Gentilicio: Villaconancieros.



Basándonos en el nombre de la villa (Villa de Conancio), puede verse un posible origen visigodo o mozárabe, lo cual no es extraño, pues muchas de estas villas cerrateñas fueron repobladas después de la ocupaciódn musulmana (siglo VIII) por gentes huidas de la zona sur y levantina.
En el siglo XVIII, Villaconancio fue villa de señorío secular del Duque de Béjar y poco después perteneció al Marqués de Peñafiel. En el siglo pasado, la villa disponía de dos molinos harineros de una sola piedra cada uno, y tenía una excelente fama en el contorno por la producción de muy buena miel, cera y plantas medicinales. 

 La villa tuvo en su interior una pequeña fortaleza –hay que tener en cuenta que lla localidad estuvo amurallada–. Su iglesia parroquial está dedicada a San Julián y Santa Basilisa, construida en el siglo XII, de estilo románico tardío y en la que todavía se conservasu doble ábside de connotaciones lombardas, a pesar de haberse arruinado su antigua fábrica a mediados del siglo XIX.El templo actual fue levantado en 1905, excepto la parte del ábside.

IMPRESCINDIBLE
Ayuntamiento: Plaza San Julián, s/n.
Tfno. y fax: 979 797 561

FIESTAS
San Julián y Santa Basilisa (9 de enero) y Virgen de Mediavilla (el fin de semana cercano al 15 de agosto).

Pertenece al Partido Judicial de Baltanás y a la Mancomunidad de Valles del Cerrato.




30/04/2008 · Un rincón que merece visitarse
Los villaconancieros se sienten orgullosos de su iglesia románica de San Julián y Santa Basilisa y de la plaza que da acceso al templo
Texto y fotografía de Eduardo Plaza
Cuando hace tres años empezó a dar sus primeros pasos en EL NORTE DE CASTILLA esta sección 'De pueblo en pueblo', podíamos leer en la crónica viajera del periodista José Luis de Román, que alguien da cuerda al reloj en Villaconancio. Ese alguien no era otro que el alcalde, Teófilo González Flores, quien cada tarde se encargaba de esta tarea para que el reloj que puso su abuelo paterno en el edificio de la Casa Consistorial, aproximadamente en 1910, siguiera sonando con puntualidad cada hora.

Teófilo sigue siendo el regidor municipal de esta villa cerrateña cercana a Baltanás, pero ya no sube cada tarde a dar cuerda a ese reloj. Hace seis meses, su funcionamiento manual se cambió por otro eléctrico que ya no requiere lo que suponía aquel ritual diario. «Yo daba la cuerda porque soy el alcalde, pero también es como que fuera el alguacil porque hago de todo. Para evitar que en el futuro hubiera alguien que tuviera que asumir este deber y que el reloj siga funcionando decidimos ponerlo eléctrico», explica el alcalde.
La principal necesidad de Villaconancio es la de la mayoría de pueblos palentinos: más habitantes. «Tendríamos que ser el doble, eso sería lo ideal», señala Teófilo González. Aún así, una familia tiene dos niños y otro en camino, lo que aliviará en alguna medida la media de edad, bastante alta ya, de los vecinos de Villaconancio. Sin embargo, la localidad presenta un buen aspecto para disfrutar de una gran calidad de vida. En este sentido, prácticamente todo el pueblo, exceptuando alguna zona que no resulta muy significativa, se encuentra pavimentado en buenas condiciones.
Actualmente se está reparando la Peña, el lugar de reunión de los vecinos. La parte de arriba, que antaño fue Sindicato Católico y posteriormente perteneció a la Cámara Agraria, ya ha pasado a manos del Ayuntamiento, que va a convertirlo en un nuevo centro social con la colaboración institucional y de la Obra Social de Caja España.

Asimismo, en un solar anexo a la Peña se va a hacer una plaza ya concedida dentro de los Planes Provinciales. Aunque si hablamos de plazas, el alcalde siente una especial predilección por la que da acceso a la iglesia de San Julián y Santa Basilisa, a la que define «como una de las mejores plazas de la zona». El citado templo es un bello ejemplo del arte románico (siglo XII), aunque buena parte fue reconstruido en 1905. Ahora, el Consistorio está a la espera de que la Junta inicie las obras de restauración del tejado, actuación concedida hace más de un año. A pesar de ello, sólo por admirar esta maravilla arquitectónica es obligada una parada en este rincón del Cerrato.



30/04/2008 · «Tengo mucha vocación, no sé vivir sin ser alcalde
E. P. 





Teófilo González Flores (Villaconancio, 31 de mayo de 1930) está jubilado y lleva 34 años como alcalde. Casado y con dos hijas que residen fuera de la localidad, en Burgos y Santander, mantiene la misma ilusión que el primer día.

-Supongo que el pueblo habrá cambiado mucho...
-Mucho. Lo primero es que antes éramos 150 habitantes y ahora somos 70 censados, de los que únicamente estamos viviendo 34.
-¿La despoblación tiene solución?
-No, esto no hay quien lo arregle. No digo que los pueblos vayan a desaparecer, pero van a quedar despoblados.
-¿Qué es lo que le anima a seguir ahí tantos años?
-Una vocación muy grande que creo que tengo. No sé vivir sin ello y me da satisfacciones, aunque también algunos disgustos. Me gusta servir al pueblo y es mi forma de ser. Yo creo que esto es algo que se lleva en la sangre.
-¿Algún familiar suyo fue también alcalde?
-Sí, mis dos abuelos y mi bisabuelo paterno, y con ellos se hizo el ayuntamiento y se colocó el reloj.
-¿Qué es lo mejor del puesto que ocupa?
-Las relaciones que se hacen con mucha gente y autoridades y la ilusión que hay que tener para ello, algo que yo sí tengo.
-¿Y lo peor?
-Te encuentras a veces con disgustos y desilusiones.
-¿Como cree que será el futuro del pueblo?
-Soy pesimista. En el aspecto de la despoblación, lo veo mal, porque esto va a pasos agigantados.


PALENCIA

La mata de San Cristóbal

Algunos restos certifican que Villaconancio estuvo amurallado y que hasta tuvo una fortaleza
06.05.09 -
GONZALO ALCALDE CRESPO
| VILLACONANCIO

VILLACONANCIO

Población 2008 (INE): 71.
Superficie: 34 kms. cuadrados.
Comarca: Cerrato.
Actividades principales: Agricultura y ganadería.
Distancia de la capital: 40 kms.
Cómo llegar: A-610 desde Palencia hasta Magaz. Allí, acceder por la CL-619 en dirección a Aranda. Pasado Baltanás, coger un cruce a la derecha y acceder por la PP-1122.
Gentilicio: Villaconancieros.
Fiestas: San Julián y Santa Basilisa (9 de enero) y Virgen de Mediavilla (el fin de semana cercano al 15 de agosto).
Corporación municipal
Alcalde: Teófilo González Flores (Partido Popular).
Concejales: El municipio funciona como concejo abierto.
La iglesia de San Julián y Santa Basilisa es el mejor recuerdo de tiempos medievales
Otro edificio singular es su casa consistorial, con un reloj de concejo con campanil
Antes de entrar en Villaconancio, y por hacernos una idea de cómo era el pueblo casi a vista de pájaro, nos fuimos hasta la Mata de San Cristóbal al encuentro con un roble centenario que desde una cuesta próxima vigila y cuida la villa hace ya muchos años. Y digo cuida, porque por mucho tiempo la Mata de San Cristóbal ha ejercido de pararrayos. Pero no hace mucho una chispa la atizó de lleno, tronzándole uno de sus poderosos brazos, por lo que hoy allí la veremos manca, aunque erguida y sobreviviendo.
Villaconancio es lugar antiguo, asociándose su nombre a uno de los primeros prelados que tuvo la diócesis palentina. Se asegura que fue repoblado en el siglo X por mozárabes huidos del Al Andalus, a quienes se les permitió ocupar estas tierras, entonces fronteras, del Cerrato castellano.

El casar de la villa se instala en la margen derecha del arroyo Valdefranco, al que un kilómetro más adelante, después de haber sobrepasado el pueblo, se le une el de la Fuente de Corrales, conformando entre ambos el arroyo Maderano o del Cerrato, uno de los ríos más autóctonos del Cerrato palentino.

Algunos restos certifican que el pueblo estuvo murado y que hasta pudo tener una pequeña fortaleza o torre fuerte. De esos tiempos medievales, el mejor recuerdo que nos ha quedado en Villaconancio es su iglesia parroquial de San Julián y Santa Basilisa, que conserva su bella cabecera románica con doble ábside, en el que se aprecian influencias artísticas del románico lombardo.
Es, junto con la iglesia parroquial de Villamuriel de Cerrato, uno de los mejores ejemplos del buen románico que hubo por el Cerrato castellano antes de que muchas de sus iglesias se fueran a la ruina. A esta misma le ocurrió a mediados del siglo XIX, por lo que tuvo que ser utilizada como parroquia la ermita de Nuestra Señora de Mediavilla, hasta que a principios de del siglo XX se reconstruyó casi en su totalidad, respetando, eso sí, su artística cabecera.
Otro edificio singular de Villaconancio es su magnífica casa consistorial, rehabilitada recientemente, cuyo reloj de concejo con campanil sigue marcando los 'tempos' de esta pequeña y acogedora villa cerrateña. Quisimos visitar a su alcalde, Teófilo González, pero nos dijeron que estaba convaleciente de una reciente intervención quirúrgica, por lo que decidimos no molestarle y tan sólo desearle una pronta recuperación.
Por conocer algo más del pueblo nos fuimos hasta el teleclub y allí nos atendió amablemente Faustino Diez Frías, un villaconanciero abierto y simpático que nos preparó unos buenos cafés acompañados con unas mejores pastas de la tierra. Del precio no les digo nada, por no hacer un favor al presidente del Gobierno.
Hablando con Faustino, nos dijo que había estado trabajando muchos años en Cataluña y en el País Vasco, y que hace no muchos volvió al pueblo para cuidar de sus padres hasta que fallecieron. A partir de entonces, decidió quedarse, y está encantado de la vida que lleva, pues atiende el teleclub todos los días y hasta ejerce de juez de paz.
Mientras en éstas estábamos, se nos unieron a la improvisada tertulia que teníamos montada en la terraza de la calle Carnicerías de Villaconancio dos mujeres jóvenes del vecino pueblo de Cevico Navero (Elena Fombellida y Ruth Pasamón), que también van por allí aunque residen fuera, así como Arturo Lerena, otro villaconanciero que se viene todos los fines de semana desde Madrid para estar en su pueblo, pues dice que es donde mejor lo pasa.
Una animada peña
Entre todos, y algunos más, conforman una peña de más de veinte personas a la cual se unen vecinos de otros pueblos cercanos, llegando algunos fines de semana a juntarse más de cien personas en Villaconancio. Y no exageraban, pues mientras estuvimos con ellos llegaron más jóvenes a la terraza, incluidos dos simpáticos locos de los deportes de inercia de Cevico Navero, que ya les diré en qué consisten cuando visitemos esa otra localidad cerrateña.



PALENCIA
La Diputación financia el arreglo del almacén municipal de Villaconancio
13.01.11 - 00:37 -
EL NORTE | PALENCIA.
La Diputación de Palencia ha concedido al Ayuntamiento de Villaconancio una subvención de 6.000 euros para el arreglo del almacén municipal.
La ayuda, entregada por el presidente de la institución, Enrique Martín, se ha otorgado después de que el alcalde del municipio, Teófilo González, le hubiera trasladado la necesidad de acometer de manera urgente la reparación de este local, ya que se encuentra afectado por graves problemas de humedades que ponen en riesgo las viviendas colindantes.

La Diputación ha resuelto conceder una ayuda económica de 6.000 euros, lo que supone que la institución financiará íntegramente el coste total de las obras que es necesario acometer.
La Diputación ha invertido en el municipio de Villaconancio durante el año pasado más de 21.000 euros para la urbanización de la calle El Postigo. Las ayudas se han concedido con cargo al Programa de Planes Provinciales.





Artículo de Camino Llano, 26 febrero 2012

Entrevista a Faustino Díez Frías, Encargado del Centro Social de Villaconancio

«Hablar de futuro en el medio rural es complejo»
FAUSTINO DÍEZ FRÍAS  //  ENCARGADO DEL CENTRO SOCIAL DE VILLACONANCIO
«Hay buena relación y de confianza entre los vecinos de Villaconancio»
LUIS ANTONIO CURIEL CALLEJA  //  VILLACONANCIO
Faustino Díez Frías 'Fausti' es natural de Villaconancio, donde regenta el Centro Social. Tiene 60 años y ha trabajado en Cataluña y en el País Vasco. Regresó a su pueblo natal en 1998 para atender a sus padres y se hizo cargo de la peña, lo que hoy es el Centro Social, que lleva funcionando un año. Fausti también es el juez de Villaconancio y el encargado del agua en la localidad, pues todos los días tiene que echar el cloro correspondiente.
¿Qué supone este Centro Social para Villaconancio?
Es un espacio fundamental para el pueblo, porque aquí vivimos poca gente y tener un sitio así nos permite encontrarnos a diario. Todos los días acude un grupo de gente a jugar la partida o simplemente a tomar algo. Incluso es frecuente que vengan vecinos de otros pueblos del Cerrato.
 ¿Cuándo surge la idea de hacerlo?
A partir de 1970, nos quedamos sin bares en Villaconancio, por lo que hacia 1978 nos reunimos 42 vecinos y decidimos poner 5.000 pesetas (30 euros de los de ahora) para hacer una peña que permitiera encontrarnos a todos los villaconancieros. Lo hicimos en el local dela Cámara Agraria. Así hemos estado hasta que el Ayuntamiento decidió convertir este edificio en centro social. A partir de 2008 se realizaron las obras y desde hace un año funciona como Centro Social de Villaconancio.
¿Cómo es el ambiente entre los usuarios?
Seguimos con la tradición que teníamos en nuestra época de peñistas, es decir, hay muy buena relación y de plena confianza entre los vecinos, por lo que la mayoría tienen llave del Centro Social. Esto les permite usarlo cuando así lo deseen. Es muy común que por las mañanas, que todavía está cerrado, vengan algunos vecinos a tomar café, que luego me lo abonan. Los villaconancieros son muy honrados.
¿Se puede vivir de este Centro?
La verdad es que lo hago porque me gusta, pues ya estoy prejubilado y llevo varios años encargándome de la peña. Por eso, cuando se convirtió en centro social, el alcalde me pidió que continuara como encargado. Los precios son simbólicos, más económicos que en los bares. Tenemos buenos productos y también hay golosinas para los niños. En verano traigo helados.
¿Cómo ve el futuro de Villaconancio?
Actualmente hay 72 censados y de continuo vivimos la mitad de los vecinos. Hay mucha gente mayor y sólo un matrimonio joven con tres hijos. Hablar de futuro en este contexto es complejo, pero nos mantenemos muy unidos y seguimos apostando por el núcleo rural.
Entrevista publicada en El Norte de Castilla, con fecha de 26 de Febrero de 2012.




Entrevista

«El dibujo y la pintura han sido desde mi niñez una especie de obsesión íntima»

diariopalentino.es - lunes, 12 de agosto de 2013
Germán López Bravo. Pintor

La comarca del Cerrato se deja ver en gran parte de sus colecciones. El paisaje cerrateño se perfila en esta y en anteriores ocasiones como su principal protagonista, ya que diversas raíces le unen con esta tierra. Aunque bilbaíno de nacimiento, su procedencia tanto por vía materna como paterna y su enlace matrimonial se centran en esta comarca. Un horizonte cautivador que no le deja otra opción que plasmarlo en lienzos.

Algunas pinceladas sobre los lugares donde sus obras son acogidas...

Ya en Palencia mostré en junio una exposición colectiva sobre el Arte Taurino en Palencia, en la Sala de Exposiciones de la Caja Laboral. Este año también he expuesto en Bilbao, en el restaurante Hostaria Marchese del Porto y en Arrigorriaga (Vizcaya), en la Sala de Exposiciones del Ayuntamiento.

Con anterioridad he expuesto una colección de óleos bajo el nombre de Luces y sombras en Vitoria. También lo hice en Castro Urdiales (Cantabria) con mi obra titulada Pinceladas.

Y en el Museo del Cerrato Castellano, en Baltanás, donde mostré la exposición Del verde al amarillo.

¿Cuál es el motivo por el que dio ese título al conjunto de su obra?

Esta colección que se compone de 19 óleos, la he titulado Colores-El Cerrato y algo más.

El título tiene su porqué. Los paisajes cerrateños o municipios como Valdecañas de Cerrato y Baltanás están presentes en un porcentaje elevado de las obras expuestas.

Junto a ellas, también se exponen paisajes del norte y del área de Chicago, ciudad que suelo visitar con asiduidad.
¿Dónde y cuándo la veremos?
La exposición es en la Sala Don Sancho de la Diputación Provincial, situada en la calle Don Sancho.
Las fechas en las cuales se pueden visualizar es desde el próximo 9 al 31 de agosto, parte de las cuales coincidirán con las fiestas patronales de San Antolín.
 Y después de la Sala Don Sancho, expondré en Baltanás, en la Casa de Cultura, durante las fiestas patronales de la Virgen de Revilla.
Desde el 20 al 29 de septiembre, lo haré en Ermua (Vizcaya), en el Centro de Exposiciones y Congresos Palacio Lobiano.
Háblenos de la temática de estas obras.
En esta ocasión y en otras, los temas que pinto son paisajes. En muchos casos, el protagonista principal es la comarca del Cerrato, una zona con unos matices de color que me incitan a pintarlos.
En definitiva, es el paisaje el medio principal que hace que me desarrolle artísticamente ante un lienzo.
¿En qué y dónde se inspira cuando lo realiza?
Mis pinturas quieren reflejar precisamente esa luminosidad, un cierto optimismo y una forma de integrarme en esos parajes cerrateños, de donde procedo por vía materna, (Valdecañas de Cerrato) y paterna, (Antigüedad) y (Hontoria de Cerrato).
Otros municipios con los que tengo vinculación son Cevico Navero y Villaconancio.
Además, me casé hace ya algunos años en Baltanás, en la ermita de la Virgen de Revilla, con una baltanasiega de pura cepa. Los vínculos que tengo con esta tierra son varios.
Por todo ello, me gusta definirme como un cerrateño nacido en Bilbao hace 65 años. La inspiración me suele llegar tras un proceso de adaptación a un medio.
En este sentido es el medio el que me anima a pintar principalmente los paisajes norteños y castellanos.
¿Cuántos años lleva dedicados a la pintura? ¿La considera un oficio o una afición para el tiempo libre?
El dibujo y la pintura han sido desde mi niñez una especie de obsesión íntima, que con el paso del tiempo, la fui haciendo semipública, y la compartí con mis familiares y amigos. Posteriormente, lo que empezó siendo una afición, pasó a transformarse en una devoción y obligación. Sentía la necesidad de pintar y plasmar lo que veía.
En un momento determinado, hace aproximadamente seis años, tomé la decisión de hacer pública mi obra y empecé a exponerla.
Mi primera exposición fue en Valdecañas de Cerrato, en la Sala de Usos Múltiples del Ayuntamiento, durante las fiestas en honor de la Patrona, la Virgen del Campo.
Considero la pintura evidentemente un arte y como arte cada uno puede darle la dimensión que desee.
En mi caso, en estos momentos, considero pintar una necesidad, una finalidad, un deseo de compartir, que para algunos será un oficio y para otros, una afición. Lo importante para mí es crear y compartirlo con los demás.
¿Cada cuánto suele exponer?
Normalmente hago entre tres y cuatro exposiciones al año, pero esta es una cifra que quizás la reduzca a dos o tres, debido al número de obras que he de realizar para exponer.
¿Cómo definiría su pintura?
En palabras de la crítica de arte, Herrera de Salas, mis óleos «exhiben un talante seguro, centrado y bien estructurado, invitando con ello a la reflexión».
Desde mi punto de vista, mi pintura quiere ser alegre y optimista a través de unos colores ilusionantes que transmitan mi positividad.
 ¿En qué estilo o corriente se encuadra?
Mi pintura es de estilo impresionista. Trato de reflejar la riqueza de la luz sobre los verdes campos, donde procuro ubicar un árbol, unos arbustos, plantas.
Siempre intento mantener el equilibrio de masas y enriquecer la perspectiva aérea, para dar así con ello un cierto colorismo estacional.
 ¿Qué es lo que más le gusta pintar?
Me gusta pintar paisajes principalmente, pero también he pintado bodegones.
Para mi pintar la tierra castellana y, sobre todo, los campos cerrateños, es fascinante.


 

El top ten del románico en Palencia

Por toda la mitad norte de España hay magníficos ejemplos del mejor arte románico, pero quizás sea en la provincia de Palencia donde se pueda ver la mayor concentración de iglesias en ese estilo y en mejor estado de conservación.
Javier Mazorra Castilla y León
Actualizado Viernes, 11 de julio de 2014 - 15:56h.
Se podría decir sin exagerar que gran parte de la geografía palentina es un inmenso museo del románico al aire libre. Hay cientos de edificios concebidos en este estilo que marcó la arquitectura religiosa europea en la Alta Edad Media, pero hemos elegido los diez que para nosotros son los más carismáticos. Cualquiera de ellos puede servir, a su vez, como centro para explorar una zona en particular.
Arquetipo y síntesis del estilo románico, construida en el S.XI, es uno de los hitos del Camino de Santiago. Horario: 9.30 a 14 y de 16.30 a 20h (de lunes a domingo) Entrada: 1,50 euros. En la iglesia de Santa María del Castillo se ha montado Vestigia, un centro de interpretación sobre el Camino de Santiago. | Más información aquí
Aunque esta población clave en el Camino de Santiago cuenta con otras iglesias románicas como la de Santiago, famosa por su Pantocrator, o el Monasterio de San Zoilo, el edificio más significativo es esta iglesia conocida por su portada dedicada a la Adoración de los Magos. Horario: 11 a 14 y de 17 a 19. Entrada libre. | Más información aquí
Esta pequeña población de apenas 80 habitantes conserva uno de los mejores ejemplos de arte románico en el sur de la provincia, destacando su doble ábside. Para visitar su interior hay que preguntar a cualquier vecino por Germán quien tiene la llave. | Más información aquí
Sede de la Fundación que lleva su nombre y que se ha convertido en la gran referencia de la conservación de la arquitectura románica no sólo en Palencia, sino en toda España. Es además un punto de información imprescindible para visitar muchas de las iglesias del norte de Palencia. Horario: 16 a 19.30 (en verano también por la mañana) Entrada: 5 euros. Cuenta con su propia Posada. | Más información aquí
5. Real Abadía de San Andrés del Arroyo
Uno de los máximos ejemplos del estilo cisterciense de transición al gótico, fue fundada por Alfonso VIII y Leonor Plantagenet, destacando sobre todo por su magnífico claustro. Visitas guiadas a las 10, 11, 12, 12.30, 16, 17 y 18h Todos los días. Entrada: 3 euros.
Este antiguo monasterio, cuya parte conventual está ahora ocupada por uno de los hoteles más interesantes y espectaculares de esta parte de la península, cuenta con una de las iglesias más hermosas de finales del S.XII. Para visitarla hay que llamar, a través del hotel, a la persona que tiene la llave. Entrada: 1 euro. | Más información aquí
7. San Juán en Moarves de Ojeda
Esta pequeña pedanía de Olmos de Ojeda cuenta con una de las iglesias más carismáticas del románico palentino gracias a un apostolado presidido por un Pantocrator con capiteles profusamente tallados de figuras humanas que se puede ver en su fachada principal. Para visitar el interior hay que preguntar en el pueblo por quien tenga la llave de la iglesia.
8. La Asunción de Perazancas de Ojeda
Muy cerca de Cervera de Pisuerga esta pequeña población cuenta con dos joyas del románico, la Asunción que destaca por una espectacular portada donde llama la atención un grupo de 16 personajes y la Ermita de San Pelayo que conserva resto de pinturas murales en su interior. Para visitarlas hay que pedir las llaves correspondientes, preguntando a algún vecino.
9. San Salvador de Cantamuda
Al norte de Cervera, en el Condado de Pernia, ya muy cerca de Cantabria, se esconde en este minúsculo pueblo una de las iglesias más representativas del románico palentino, fundada en 1181 por la Condesa Doña Elvira en tiempos de Alfonso VIII y Leonor Plantagenet. Llaman la atención sus tres ábsides, su espadaña y en el interior, la mesa del altar. Hay que preguntar por la llave a cualquier vecino del pueblo.
10. Santos Justo y Pastor en Olleros de Pisuerga
Posiblemente se trate del mejor ejemplo de iglesia rupestre de concepción románica en toda la provincia a pesar de haber sido modificada en siglos posteriores. Destaca su campanario exento a cierta distancia de la cueva. Pedir la llave en el pueblo.
| Más información en www.palenciaturismo.es

 

 

Baltanás recibe el visto bueno al cambio estatutario de "Valles"

diariopalentino.es - jueves, 5 de marzo de 2015

La Mancomunidad de Valles del Cerrato, con sede en Baltanás, ha recibido el visto bueno al cambio estatutario que define su nuevo escenario de funcionamiento.

Se especifican como fines de la Mancomunidad la regulación de vertidos y tratamiento de aguas residuales;la protección del medio ambiente y, en general, la conservación de la naturaleza; la prevención y extinción de incendios;el mantenimiento y conservación de alumbrado público;la implantación y mejora de las comunicaciones y transporte y la asistencia técnica y administrativa, principalmente en la redacción de proyectos de obras y en el asesoramiento en materia de licencias urbanísticas. También se contempla la promoción, fomento y desarrollo de cultura y la promoción, fomento y desarrollo de deporte. En ningún caso la Mancomunidad de Valles del Cerrato podrá asumir la totalidad de las competencias asignadas a los municipios.

La entidad está integrada por Alba de Cerrato, Antigüedad, Baltanás, Castrillo de Don Juan, Castrillo de Onielo, Cevico Navero, Cubillas, Hérmedes, Población de Cerrato, Valle de Cerrato, Vertavillo y Villaconancio.




Huella cerrateña

diariopalentino.es - domingo, 22 de marzo de 2015
Herrera de Valdecañas se prepara para homenajear a uno de sus hijos más ilustres, el pintor Pedro Mozos. Pocos recuerdos quedan de su vida en la localidad. Un familiar directo relata las vivencias "heredadas"

Echemos la vista atrás: 12 de septiembre de 1982. Suena el teléfono. José Luis lo descuelga. Al otro lado del hilo, un hombre pregunta por algún familiar de Pedro Mozos.

El pintor, nacido en Herrera de Valdecañas, ha fallecido en Palma de Mallorca, donde pasaba unos días, y Bellas Artes quiere saber dónde se debe enterrar al artista.

José Luis apenas sí reacciona. Primero por lo impactante de la noticia. Segundo, porque aunque sobrino segundo del pintor, no tenía noticias de él y su relación era poco menos que inexistente. Lo más que conocía de Pedro Mozos era lo que le había contado su padre, Nicolás Monge Mozos, primo carnal del artista cerrateño quien con apenas 3 años marchó a Madrid tras el fallecimiento de su padre, Faustino Mozos, natural de Herrera de Valdecañas.

Sesenta años después, volvían a saber de él, de manera indirecta, y no era precisamente para dar una buena nueva.

Era para informar de su fallecimiento. En Madrid, con su madre Celestina, otra cerrateña de pro (nacida en Villaconancio) Pedro Mozos inició otra vida, la que le llevó a cientos de kilómetros de su Cerrato natal, un lugar al que volvió en muy pocas ocasiones, todas en su juventud, pero que ahora trata de recuperarle, con motivo del centenario de su nacimiento.

Una vida de la que José Luis, familiar directo, es capaz de reunir algunas piezas, la primera, el día que ese teléfono público que regentaba sonó. «Lo recordaré siempre. Es como si fuera ayer. Me dijeron, llamamos de Bellas Artes, ¿algún familiar de Pedro Mozos?», relata con parsimonia.



bar. Tras cuarenta años al frente de un bar en Herrera de Valdecañas, ha colgado los bártulos aunque siempre que puede vuelve a su casa, al pueblo del que salió Pedro Mozos, una figura que José Luis conoce a través de las anécdotas que le contaba su padre, Nicolás.

«Yo no le vi nunca, pero es como si le conociera. Mi padre me contaba cosas de él, de lo poco que vivió aquí, de cómo se marchó cuando falleció su padre y de las peripecias de Madrid».
Su mujer, María Auxiliadora, tampoco le vio nunca.
Sabe de él por reseñas de prensa y por imágenes de televisión.
TVE le dedicó un reportaje en 1976, que revolucionó el pueblo.
Se desplazó una Unidad Móvil que tomó imágenes de Herrera de Valdecañas, pero ni un solo testimonio. «Solo querían los sitios dónde había estado», apostilla María Auxiliadora.
Habla de él con verdadera pasión. Busca y rebusca en hemerotecas. Trata de encontrar cualquier referencia que le sirva para reconstruir la vida del pintor. Las conversaciones que mantuvo con el hermanastro «en las dos ocasiones que estuvimos en su casa en Madrid», las guarda como un auténtico tesoro.
Es precisamente en la capital de España donde la biografía de Pedro Mozos engorda.
Su madre, que fue encadenando un trabajo detrás de otro para mantener a su hijo, contrajo matrimonio por segunda vez.
Fruto del mismo nació Julio Martínez. Es el hermanastro de Pedro Mozos el punto donde convergen la llamada de teléfono de Bellas Artes, la decisión sobre el lugar donde enterrar al pintor y Herrera de Valdecañas.
«No supe qué contestar en ese momento, pero nada más colgar me acordé de Alejandro, un vecino del pueblo que mantenía contacto con Emeterio, otro vecino con un hermano que vivía en Madrid y trataba con Pedro Mozos».
Ese era Alejandro Espino, con quien compartía horas de tertulia en el Café Gijón. Así fue como, tirando del hilo, con varias llamadas de por medio, este sobrino de Pedro Mozos logró contactar con su hermanastro.
«El primer contacto fue más bien frío. Me presenté, le dije quién era, y el motivo de mi llamada. Su respuesta tampoco se me olvidará. Me vino a decir que quién había llamado para preguntar dónde se enterraba a su padre, que él y la hija ya partían rumbo a Palma para traerlo a Madrid. Ahí quedó la cosa, aunque para ser sinceros, luego se fue suavizando la relación y en varias ocasiones nos vimos en Madrid», explica.
El árbol genealógico de Mozos tiene varias ramas en Palencia. «Marchó muy pequeño. Apenas sí hay referencias de él aquí. Se sabe dónde nació, claro, dónde se crió y poco más, ya que su relación con el pueblo se cortó al irse a Madrid», explica Enrique Gil Escaño, alcalde de Herrera de Valdecañas. Fue desde Herrera, a raíz del interés mostrado por una anticuaria madrileña, donde se fraguó la posibilidad de organizar algún evento especial para conmemorar el centenario de su nacimiento, algo que se materializará junto a Baltanás, localidad en cuyo museo se exponen varias obras del pintor palentino.
«Cuando se planteó esa opción nos pareció muy interesante aprovecharla para potenciar su figura y recordar que su origen está aquí, en Herrera de Valdecañas», añade mientras consulta en el ordenador del Consistorio datos del pintor.
El origen de Pedro Mozos está en la calle Numancia, en una vivienda que actualmente muestra el número 2 sobre el dintel de la puerta.
Allí nació el pintor, y allí volvió en un par de ocasiones, poco después de emigrar a Madrid.
En ella reside Concepción. En ella guarda un enorme mural que sirvió para recordar a Pedro Mozos en la Fiesta de la Vendimia del Arlanza. «Lo hizo una sobrina», apunta orgullosa.
Es de lo poco que en Herrera sirve para recordar al pintor. Pocos o casi ningún recuerdo queda de las estancias en la localidad, que por entonces tenía medio millar de habitantes (tres veces más que ahora).
Ese recuerdo que ahora intentan rescatar, primero en forma de publicación, segundo a través de exposiciones y quién sabe si, a medio plazo, con algún espacio dedicado a su obra.



Villaconancio festeja a la Virgen de Mediavilla




Niñas y mayores danzan en honor a la patrona. /
Niñas y mayores danzan en honor a la patrona.

La localidad cerrateña disfruta de un animado programa de actos con motivo de su semana cultural y las fiestas patronales

LUIS ANTONIO CURIELpalencia

Villaconancio lució sus mejores galas el pasado lunes para honrar a su patrona, la Virgen de Mediavilla. Centenares de vecinos participaron en la procesión que recorrió las principales calles de la localidad, deteniéndose en tres momentos para bailar la danza típica cerrateña. Al son de dulzaina y tamboril, los Dulzaineros de la Asociación Cultural Entusiastas de la Dulzaina, de Palencia, amenizaron el recorrido festivo. Un momento que se vivió con especial emoción fue el estreno de la canción dedicada a la Virgen de Mediavilla, con la música de la conocida jota sobre los labradores. Acto seguido, los villaconancieros celebraron la eucaristía, presidida por el párroco, Carlos Rodríguez, que recordó la importancia del dogma de la Asunción de la Virgen a los Cielos. La celebración fue amenizada por el coro parroquial en un marco tan especial como la iglesia parroquial de San Julián y Santa Basilisa, que conservan un ábside románico del siglo XII.
La fiesta continuó con un aperitivo para todo el pueblo preparado en el atrio de la iglesia parroquial. Los villaconancieros disfrutaron de una jornada especial en torno a su patrona, la Virgen de Mediavilla. Una fiesta que hasta 1978 se celebraba el 8 de septiembre, Natividad de la Virgen María, y que por iniciativa de los jóvenes del pueblo se trasladó al 15 de agosto. «Fue algo que propusimos los jóvenes de la peña Conancio, pues veíamos que cada vez acudía menos gente a las fiestas. La respuesta fue favorable y desde entonces celebramos la semana cultural como antesala de las fiestas, con gran participación de vecinos y visitantes», comentó José Antonio Flores, alcalde de la localidad. En aquella época, los danzantes se vestían con pantalón y camisa blancos, ataviados con fajín y pañuelo morados en representación del color de Castilla. «Es algo que nos gustaría recuperar en el futuro, con el fin de dar mayor colorido a las danzas, que son una de las partes principales de nuestra fiesta. Hacemos tres paradas en las que bailamos nuestra danza típica, que los más pequeños también van aprendiendo con ilusión. Debemos mantenernos fieles a nuestras tradiciones y trabajar por conservarlas», indicó Flores, que estuvo acompañado por numerosas autoridades comarcales y provinciales.
El alcalde de Villaconancio animó a todos los hijos del pueblo a empadronarse en la localidad, que en los últimos meses ha contado con cinco nuevos vecinos. «Hago un llamamiento a todos para que hagan un esfuerzo por mantener vivo el pueblo empadronándose en Villaconancio, lo que nos permitirá hacer más cosas », señaló.
Desde el Ayuntamiento, trabajan en varios proyectos municipales y en las próximas semanas comenzarán el hormigonado de los entornos de la báscula, que es el único espacio del pueblo que está sin asfaltar. Una de las prioridades de la localidad cerrateña es la rehabilitación de la nave municipal para convertirla en centro cívico, lo que permitirá organizar diversos actos socio culturales durante todo el año. En estos momentos, el Ayuntamiento trabaja en la redacción del proyecto de rehabilitación. Además, la localidad cerrateña se muestra muy satisfecha de su incorporación a la mancomunidad de Agua del Cerrato Sur que les proporcionará la obra de enganche del abastecimiento del agua del río Pisuerga junto a Cevico Navero y Hérmedes de Cerrato, con una inversión de dos millones de euros que serán financiados por la Junta de Castilla y León. La obra está prevista para el próximo año.
Por lo demás, la Semana Cultural ha sido la antesala de las fiestas, con una excursión a la villa romana de La Olmeda, talleres de yoga, risoterapia, fotografía y cocina, torneo de futbolín, pancetada, jotas de la tierra y teatro, además de otros actos culturales y festivos. Unos días intensos que han congregado a numerosos vecinos y amigos.

https://www.elnortedecastilla.es/palencia/201608/17/villaconancio-festeja-virgen-mediavilla-20160817114354.html

Villaconancio festeja a la Virgen de Mediavilla




Los vecinos de Villaconancio disfrutan del aperitivo./Luis Antonio Curiel
Los vecinos de Villaconancio disfrutan del aperitivo. / Luis Antonio Curiel

La localidad cerrateña disfruta de un animado programa con motivo de las fiestas y la semana cultural

LUIS ANTONIO CURIELVillaconancio

Villaconancio lució sus mejores galas ayer para honrar a su Patrona, la Virgen de Mediavilla. Centenares de vecinos participaron en la procesión que recorrió las principales calles de la localidad, deteniéndose en tres momentos para bailar la danza típica cerrateña. Al son de dulzaina y tamboril, los Dulzaineros de la Asociación Cultural Entusiastas de la Dulzaina, de Palencia, amenizaron el recorrido festivo. Una cita a la que este año se han sumado los danzantes de la Agrupación Folklórica Aires Palentinos, dando más vistosidad a la fiesta. Por este motivo, el desfile procesional recorrió todo el pueblo, alargando de este modo el recorrido habitual. Los fieles vivieron un momento de tensión al llegar al Ayuntamiento de la localidad, pues la corona de la Virgen se enganchó en las banderas que engalanaban las calles, rompiéndose el engranaje que sujetaba la talla, que poco faltó para caerse al suelo. Un susto que fue muy comentado por todos los vecinos durante la jornada y que podía haber terminado en desgracia.



Galería de imágenes

Uno de los momentos más emotivos fue la canción dedicada a la Virgen de Mediavilla a la salida del templo parroquial, cuya letra fue compuesta el año pasado con la música de la conocida jota dedicada a los labradores. Acto seguido, los villaconancieros celebraron la Eucaristía, presidida por el párroco de la localidad, Carlos Rodríguez, y concelebrada por Artemio Vítores, franciscano custodio de los Santos Lugares. En la homilía, el fraile recordó su infancia y como la festividad de la Asunción de la Virgen a los Cielos se vivía con especial devoción en el seno de su familia, siendo una de las fiestas grandes. «Hoy es la fiesta por excelencia de la Virgen, porque María se convierte en signo de segura esperanza, es decir, que como Ella, si pasamos haciendo el bien, un día podremos gozar del Cielo», señaló fray Artemio Vítores. El dogma de la Asunción de la Virgen a los Cielos fue proclamado por el Papa Pío XII en 1950. La celebración de la Eucaristía fue amenizada por el Coro Parroquial en un marco tan especial como la Iglesia Parroquial de San Julián y Santa Basilisa, que conserva un ábside románico del siglo XII.
La fiesta continuó con un vino español para todo el pueblo preparado en el atrio de la Iglesia Parroquial. Los villaconancieros disfrutaron de una jornada especial en torno a su Patrona, la Virgen de Mediavilla. Una fiesta que hasta 1978 se celebraba el 8 de septiembre, Natividad de la Virgen María y que por iniciativa de los jóvenes del pueblo se trasladó al 15 de agosto. «Fue algo que propusimos los jóvenes de la Peña Conancio, pues veíamos que cada vez acudía menos gente a las fiestas. La respuesta fue favorable y desde entonces celebramos la Semana Cultural como antesala de las fiestas, con gran participación de vecinos y visitantes», comentó José Antonio Flores, alcalde de la localidad. En aquella época, los danzantes se vestían con pantalón y camisa blancos, ataviados con fajín y pañuelo morados en representación del color de Castilla. «Es algo que nos gustaría recuperar en el futuro, con el fin de dar mayor colorido a las danzas, que son una de las partes principales de nuestra fiesta. Hacemos tres paradas en las que bailamos nuestra danza típica, que los más pequeños también van aprendiendo con ilusión. Debemos mantenernos fieles a nuestras tradiciones y trabajar por conservarlas. Por este motivo, este año hemos contado con la Agrupación Folklórica Aires Palentinos para que nos anime la procesión con sus danzas», indicó Flores, que estuvo acompañado por numerosas autoridades comarcales y provinciales que se unieron a la fiesta.
Por la tarde, tuvo lugar la presentación y firma de la novela ‘Las puertas del Hades, a cargo de César Morales, escritor vinculado con la localidad.
Semana Cultural. Con el paso de los años, la Peña Conancio dejó de funcionar, surgiendo años después la Asociación Cultural Don Conancio, que cuenta con decenas de socios y que cada año prepara una animada Semana Cultural como antesala a las Fiestas Patronales. Durante estos días, los villaconancieros han disfrutado con los talleres sobre los peligros de las redes sociales, informática, bollywood, biodanza y relajación. También han contado con un torneo de fútbol, baile flamenco, jornadas gastronómicas, juegos infantiles, teatro, chocolatada, jotas y pancetada, además de otros actos culturales y festivos. Unos días intensos que han congregado a numerosos vecinos de Villaconancio y en los que las peñas han dado color y ambiente a la fiesta.
Los actos festivos en honor a la Virgen de Mediavilla finalizarán el próximo domingo con la eucaristía por todos los difuntos del pueblo.

https://www.elnortedecastilla.es/palencia/villaconancio-festeja-virgen-20170815215331-nt.html
https://www.elnortedecastilla.es/palencia/villaconancio-festeja-virgen-mediavilla-20170816100947-ga.html

Villaconancio festeja a la Virgen de Mediavilla




Bailes en Villaconancio. /Luis Antonio Curiel
Bailes en Villaconancio. / Luis Antonio Curiel

Los vecinos renuevan la tradición de bailar al son de la dulzaina

LUIS ANTONIO CURIELVillaconancio

Villaconancio lució sus mejores galas el miércoles para honrar a su patrona, la Virgen de Mediavilla. Centenares de vecinos participaron en la procesión que recorrió las principales calles de la localidad, deteniéndose en tres momentos para bailar la danza típica cerrateña. Al son de dulzaina y tamboril, los Dulzaineros de la Asociación Cultural 'Entusiastas de la Dulzaina', de Palencia, amenizaron el recorrido festivo. Una cita a la que se sumaron los danzantes de la Agrupación Folclórica Aires Palentinos, dando más vistosidad a la fiesta. Por este motivo, el desfile procesional estuvo muy animado durante todo el recorrido.
Uno de los momentos más emotivos fue la canción dedicada a la Virgen de Mediavilla a la salida del templo parroquial, cuya letra fue compuesta en 2016 con la música de la conocida jota dedicada a los labradores. Acto seguido, los villaconancieros celebraron la eucaristía, presidida por el párroco Artemio Vítores, franciscano custodio de los Santos Lugares y concelebrada por Miguel Lobo. En la homilía, el fraile recordó su infancia y como la festividad de la Asunción de la Virgen a los Cielos se vivía con especial devoción en el seno de su familia, siendo una de las fiestas grandes.
El dogma de la Asunción de la Virgen a los Cielos fue proclamado por el Papa Pío XII en 1950. La celebración de la eucaristía fue amenizada por el Coro Parroquial. Este año, los oficios religiosos se celebraron al aire libre en el atrio debido a la rehabilitación del templo parroquial. En estos momentos, se está llevando a cabo el arreglo de la cubierta y está previsto actuar también en algunas paredes de la iglesia. La inversión prevista asciende a 25.000 euros gracias al convenio de la Diputación de Palencia y el Obispado. La Iglesia de San Julián y Santa Basilisa conserva un ábside románico del siglo XII y desde el Ayuntamiento está previsto colaborar para subsanar las humedades interiores, por lo que además se invitará a todo el pueblo a colaborar con estas obras.
La fiesta continuó con un vino español para todo el pueblo preparado en el nuevo Centro Socio-Cultural La Ermita, que hace más de un siglo albergaba la imagen de la Patrona de Villaconancio, la Virgen de Mediavilla. Después de sufrir un incendio, el templo pasó a la Cámara Agraria Local y actualmente pertenece al Ayuntamiento de Villaconancio. En una primera fase han invertido 16.000 euros para el arreglo de la cubierta, las paredes interiores y la carpintería. Está previsto actuar nuevamente para realizar baños, iluminación, techos y puerta de acceso. «Estamos muy contentos de que por fin el Centro Socio-Cultural vaya siendo una realidad y que desde las primeras actuaciones ya lo podamos disfrutar todos los vecinos de la localidad», comentó José Antonio Flores, alcalde de la localidad.
Los villaconancieros disfrutaron de una jornada especial en torno a su Patrona, la Virgen de Mediavilla. Una fiesta que hasta 1978 se celebraba el 8 de septiembre, Natividad de la Virgen María y que por iniciativa de los jóvenes del pueblo se trasladó al 15 de agosto. «Fue algo que propusimos los jóvenes de la Peña Conancio, pues veíamos que cada vez acudía menos gente a las fiestas. La respuesta fue favorable y desde entonces celebramos la Semana Cultural como antesala de las fiestas, con gran participación de vecinos y visitantes», señaló Flores. En aquella época, los danzantes se vestían con pantalón y camisa blancos, ataviados con fajín y pañuelo morados en representación del color de Castilla. «Es algo que nos gustaría recuperar en el futuro, con el fin de dar mayor colorido a las danzas, que son una de las partes principales de nuestra fiesta. Hacemos tres paradas en las que bailamos nuestra danza típica, que los más pequeños también van aprendiendo con ilusión. Debemos mantenernos fieles a nuestras tradiciones y trabajar por conservarlas. Por este motivo, al igual que el año pasado, hemos contado con la Agrupación Folklórica Aires Palentinos para que nos anime la procesión con sus danzas», indicó Flores, que estuvo acompañado por numerosas autoridades comarcales y provinciales que se unieron a la fiesta.
Por la tarde, los más pequeños disfrutaron de hinchables y otros juegos. Hoy finalizarán las fiestas patronales en honor a la Virgen de Mediavilla con la celebración de la eucaristía por todos los difuntos de la localidad.

https://www.elnortedecastilla.es/palencia/villaconancio-festeja-virgen-20180816160436-nt.html


Fuentes: Norte de Castilla, Diario Palentino, Camino Llano...




 


Mujeres en la granja (14 / Parte 1) Silvia en Villaconancio (Palencia)
#MujeresEnLaGranja (10/11/2018 ) Silvia en Villaconancio (Palencia) El segundo viaje nos servirá para conocer una curiosa historia. Silvia es ingeniera agrónoma, vive en una familia con todo mujeres donde han visto como su madre, viuda hace años, tuvo que sacar a la familia adelante, trabajar y a la vez hacerse cargo de las tierras de labor. Ahora Silvia, ha decidido cambiar el despacho por el tractor y los aperos. Descubriremos cómo se maneja.

https://www.rtvcyl.es/ficha/31985ECA-AD57-F7B7-954E641C3CBF51FA/20180903/mujeres/granja



Buscan en Quintana y Villaconancio restos de represaliados de la Guerra Civil

Las palas para la excavación manual y la señalización para las fosas, en primer lugar, mientras trabaja la excavadora. /Marta Moras
Las palas para la excavación manual y la señalización para las fosas, en primer lugar, mientras trabaja la excavadora. / Marta Moras

La Asociación de la Memoria Histórica excava sin éxito en la primera jornada y prosigue este domingo para encontrar al menos a una docena de personas

J. OLANOPalencia
1
«En 1963 escuché a mi padre decir que debajo de la charca del camino están los de Antigüedad». Ese recuerdo grabado a fuego desde que era un niño en la memoria de Javier Román Rubio, un vecino de Villaconancio afincado en Aranda de Duero, está siendo como una especie de GPS en el corazón de algunos descendientes de los ocho hombres que se buscan en un terreno de Fuente el Guijo. Con una hermosa encina como referencia, una excavadora trabajó ayer todo el día en Villaconancio y Quintana del Puente aunque sin éxito.

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) respalda estos trabajos –que se ejecutan financiados por una subvención de 30.500 euros de la Junta de Castilla y León–, con los que se pretende encontrar en Villaconancio los restos de los hermanos Basilio y Cecilio Aita Rayaces, Julio Barcenilla Barcia, Aurelio Benito Clavero, Ubaldo Ortega Llorente, Teodosio Román de la Cruz, Máximo Lázaro González y Antonio Bande López.

Los trabajos, guiados por Almudena García Rubio –especialista en arqueología funeraria y miembro de la Sociedad de Ciencias Aranzadi, y parte de un equipo científico especializado localizar restos de fusilados en la Guerra Civil por las tropas franquistas– son seguidos por familiares, vecinos y colaboradores de la Sociedad Aranzadi y miembros de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica desde el camino que mira a esos terrenos particulares donde la excavadora hinca sus dientes hasta que se topa con el sustrato natural, el tipo de sedimento que indica que esa tierra está intacta y que por tanto, la prospección en ese punto no debe continuar.

Cerca de la zona donde también excavaron hace unos años, en ese triángulo de Fuente el Guijo, la búsqueda se hace difícil. «El problema es que las historias sobre las que buscamos los restos están solo basadas en testimonios orales, sí a través de familiares directos, pero sin documento ninguno que fundamente que pueden estar ahí», explica Almudena García Rubio, directora también de las exhumaciones del parque de la Carcavilla de Palencia entre 2009 y 2011, parte del equipo liderado por Francisco Etxebarría y que también trabajó en 2015 en la búsqueda de los restos funerarios de Miguel de Cervantes en la cripta del convento de las Trinitarias en Madrid, entre otras labores.
«Se cree que a estas personas que buscamos en Villaconancio las llevaban desde la cárcel de Baltanás a La Horra, pero por el camino las fusilaron y enterraron por aquí», incide Pablo García Colmenares, historiador de la ARMH que sigue de cerca los trabajos, igual que Juan Manuel Monge (que tiene recopilada la escasa información documentada que manejan) o que el vecino que hace de GPS, Javier Román, implicados en estos trabajos para llevar a un lugar digno los cuerpos de republicanos asesinados en 1936 en estos entornos de Aranda de Duero, donde la represión tras el golpe fue mayor y se tradujo en multitud de fosas comunes de hace ochenta años.

Portillo de Hornillos
A pie de obra está llegado desde Bilbao y con el corazón encogido de nuevo Jesús Román, nieto de Teodosio Román, presidente de la Casa del Pueblo de Antigüedad por aquel entonces. «Llevo 35 años en esto, intentando encontrar a mi abuelo, que pensábamos que estaba en Portillo de Hornillos, pero no apareció», afirma, refiriéndose a la excavación de Baltanás exhumada ya totalmente.
El corazón siguió encogido por la tarde en el monte Ramírez de Quintana del Puente, donde este equipo busca los restos de Isabel Esteban Nieto, la maestra de Brañosera, trabajos que siguió su nieta Isabel.
De esta maestra se sabe que se trasladó a Brañosera en septiembre de 1934 tras varios destinos como docente, pero su vida se rompió a finales de agosto del 36 cuando la detuvieron y la llevaron a la cárcel de Palencia. A primeros de septiembre fue fusilada y enterrada en este campo de Quintana del Puente junto con otra maestra, Ubaldina García, cuyos restos también se buscarán en la jornada de hoy en otro paraje por encima del monte Ramírez, en lo que podría ser una tercera fosa ubicada en un páramo entre Valbuena de Duero y Quintana del Puente, donde también se cree que hay varias personas más (al menos una docena junto a las de Villaconancio).
Todo el material está preparado para señalizar las fosas una vez aparezcan. La Asociación de Memoria Histórica continúa de esta forma con su labor, que en esta ocasión no se ha topado con contratiempos administrativos o políticos, indica JuanManuel Monge, a la espera de dar buenas noticias a los familiares en las próximas jornadas de los trabajos.