lunes, 9 de julio de 2018

Una sombra entre las espigas: el aguilucho cenizo



-2- Medio físico   -2.-2- Naturaleza   -2.2.4- Fauna/Animales



Una sombra entre las espigas: el aguilucho cenizo



En los páramos cerealistas habitan varias especies de animales interesantes, más de las que puede parecer a ojos de un observador poco atento. De entre las aves de presa que podemos encontrar en el Cerrato, una de las más representativas es sin duda el aguilucho cenizo.

Se le ve cada mes de julio sobrevolando las tierras de labor lentamente y casi acariciando las espigas con sus alas. Su característica silueta permite distinguirle de las demás aves rapaces, que planean con las alas extendidas mientras que los aguiluchos aletean formando una V.

Sin embargo, las actividades humanas ponen en peligro su futuro. Solo conociendo cómo son y cómo viven estas criaturas podremos seguir disfrutando de su presencia entre nosotros.

Taxonomía
De nombre científico “Circus pygargus”, se le clasifica taxonómicamente en el orden Accipitriformes, familia Accipitridae y género Circus.

Existen 4 especies de aguiluchos (es decir, del género Circus) en España: el aguilucho lagunero, el aguilucho pálido, el aguilucho papialbo (muy raro en nuestro país) y el aguilucho cenizo, que es el que nos ocupa.
Todas ellas tienen en común que no necesitan oquedades ni grandes bosques para anidar, al contrario, prefieren los espacios abiertos. No tienen plumas en los tarsos (las patas), a diferencia de las águilas.


Morfología   
El macho es de color gris: de ahí su nombre, “cenizo”. Concretamente, tiene la cabeza, la espalda y parte de las alas de este color. La parte inferior es más blanquecina y los flancos son atravesados por rayas castañas. La punta de las alas (rémiges primarias) es negra, y vistas por debajo las alas tienen dos barras negras bastante anchas y otra exterior más clara. Vistas desde arriba, muestran una barra negra a lo largo de las rémiges secundarias. En el obispillo luce una mancha blanca. La cola está barrada con líneas marrones. Ojos amarillos, pico negro y patas amarillas.
  
En el plumaje de la hembra predominan los tonos marrones y rojizos, y tienen  la cola barrada. En vuelo, se ve claramente el barreado de las alas. Mancha blanca alrededor de los ojos, junto a la mancha marrón oscuro de las auriculares. Luce, al igual que el macho, una pequeña mancha blanca en el obispillo. Ojos marrones y patas amarillas.
  
Los individuos jóvenes de uno y otro sexo son similares a las hembras adultas, si bien no tienen la cola barrada ni blanco en el obispillo. Las alas están mucho menos barradas que en las hembras adultas. Además, la espalda y dorso de las alas suelen ser de un marrón más oscuro que el de las hembras adultas.
Aunque los pollos jóvenes tienen idéntico plumaje hasta que comienzan la muda, se pueden sexar observando su iris: es pardo en las hembras y gris en los machos.

Existen en esta especie ejemplares melánicos, más oscuros de lo habitual.

El aguilucho cenizo no es una rapaz especialmente grande, pero tampoco de las más pequeñas. La hembra es más grande que el macho, como es habitual entre las aves de presa. Se caracteriza por tener las alas, y sobre todo la cola, especialmente largas.

Envergadura: 102-115 cm
Ala plegada: 33-38 cm aprox.
Longitud: 39-46  cm
Peso: 236-310 gramos (machos); 268-422 (hembras)

Podéis ver fotos y vídeos de esta ave en la red: 







 

Hábitat y distribución
El aguilucho necesita un sustrato herbáceo para anidar. En nuestra tierra, a falta de praderas naturales suele instalarse en los campos de cereal. Es un ave propia de grandes extensiones desarboladas y muy ligada a las zonas agrícolas. En Galicia, por ejemplo, anida en brezales.
En el mundo se encuentra desde el norte de Marruecos hasta el centro de Asia, destacando la población de Rusia, y en Europa occidental, España y Francia.

Como reproductor está presente en buena parte de la península ibérica, si bien se concentra sobre todo en el sector noroeste. Es muy escaso en la cornisa cantábrica, la franja mediterránea y las regiones montañosas (a partir de 1200 metros de altitud).  
No se sabe cuántos hay, algunos censos señalan 4.000 parejas, otro más de 7.000… Lo que sí que se sabe es que su población ha sufrido una drástica disminución en muy pocos años, e incluso podría declararse en breve como especie en peligro de extinción.

Castilla y León alberga la mayor parte del contingente español de aguiluchos cenizos (se calcula que más de 1.000 parejas), que abundan especialmente en las comarcas cerealistas del interior.

Alimentación
Se alimenta de lo que pilla, pero sobre todo de ratones y topillos, y también de aves de pequeño tamaño (alondras, estorninos…). También come lagartijas, culebras, aves medianas e insectos (básicamente saltamontes). En zonas como la nuestra la proporción de micromamíferos en su dieta es mucho mayor que en el sur de la península (especialmente en años de plaga de topillos), donde ingiere más invertebrados.

Su principal presa es el topillo campesino (microtus arvalis), por lo que resulta muy útil para mantener a raya a este roedor y controlar de forma natural sus explosiones demográficas. Se calcula que cada aguilucho come entre 8 y 10 topillos al día.

Su técnica de caza se basa en el vuelo rasante y lento, interrumpido con repentinos picados.

 



Migración y reproducción

El aguilucho cenizo llega a la península ibérica desde África a finales de marzo (en el sur) o en abril. Viene del otro lado del desierto del Sahara, y a diferencia de otros migradores transaharianos, no se concentra exclusivamente en el estrecho de Gibraltar ya que es capaz de salvar largas distancias sobre el mar.

 

Primero llegan los machos. Poco después llegan las hembras a los territorios de cría seleccionados por los machos, entonces empieza el celo y las parejas realizan vistosos vuelos nupciales. Estos consisten en acrobacias aéreas que alternan tanto vuelos sincronizados del pretendiente y la hembra, como picados del macho sobre la cortejada en los que esta se vuelve y muestra sus garras, aunque sin llegar a tocarse. Todo ello adornado con potentes chillidos.


Son las hembras quienes se ocupan de construir el nido, directamente sobre el suelo. Consiste en un montón de tallos aplastados de cereales u otras  hierbas y tapizados con hierbas. Los machos, por su parte, se ocupan de buscar comida.


La puesta se produce a mediados de mayo (en el sur, ya a finales de abril) y consta normalmente de 4 o 5 huevos blanco azulados. Es una especie colonial al reproducirse, por lo que no es raro que haya varios nidos cerca unos de otros.


La hembra pasa más de un mes incubando. Los pollos son alimentados por ambos progenitores. Con algo más de un mes de vida empiezan a volar. Dependen de los padres unas 3 semanas más.

 

Vuelve a África occidental a finales de julio (los del sur, empiezan el viaje mediado el mes), a lugares tan lejanos y exóticos como Mali o Mauritania.


Al año siguiente, en primavera, volverán de nuevo los aguiluchos a criar en  España. Elegirán dónde establecerse según la disponibilidad de alimento.

  

Problemas de conservación y medidas para corregirlos

Los principales problemas del aguilucho cenizo son:

1 Cosecha temprana y labores agrícolas
2 Transformación de su hábitat
3 Venenos agrícolas
4 Declive de sus presas
5 Otros

1
El aguilucho cenizo tiene –como comenté más arriba- la mala costumbre de anidar en el suelo. Siempre en secano, normalmente en trigo o cebada, y a veces en vegetación natural. Si la cosechadora llega antes de que los pollos hayan aprendido a volar, sus cuchillas los despedazan. Se quedan quietos y la máquina les pasa por encima. Esta es la principal causa de su declive, más aún teniendo en cuenta que se cultivan variedades de cereales de rápido crecimiento (que se cosechan antes) y que los veranos cada vez son más cálidos (siendo otro factor que adelanta la cosecha). La coincidencia en el tiempo de la cosecha del cereal y el período reproductor del aguilucho es su principal amenaza.

Incluso el acceso de máquinas antes de la cosecha puede echar a perder la puesta, por ejemplo si el aguilucho anida en un campo que es segado varias veces al año para forraje.

El impacto será mayor o menor dependiendo de la variedad de cereal utilizada, de la meteorología y de la fecha de llegada de los aguiluchos a la península ibérica.

2
Necesita un suelo cubierto de plantas herbáceas de al menos medio metro de altura para anidar, por lo que la transformación de pastizales en bosques debido al abandono rural, la plantación de monocultivos forestales o la expansión del regadío también le perjudican.

3
El uso de rodenticidas (productos químicos para matar ratones) hace que el veneno lo consuman los aguiluchos ya sea de forma directa (comiendo veneno) o indirecta (comiendo ratones envenenados).

4
El declive de sus presas también explica en parte el suyo propio. En este sentido, el empleo de insecticidas y otros productos que privan de alimento a aves esteparias como las alondras, currucas, tarabillas… afecta negativamente al aguilucho.
La degradación de su hábitat por la intensificación agrícola ha provocado que las especies esteparias vayan a pique (como el sisón, al que hace muchos años que no se ve por aquí) mientras que algunas forestales suben. AMPLIAR

5
Habría que añadir a la lista otros problemas comunes a otras muchas aves, como el expolio de nidos, y lo que ocurre en las zonas de invernada en África.
Finalmente, los nidos de esta especie están muy expuestos a la acción de depredadores como el raposo, el jabalí o el milano negro.



¿Y qué se puede hacer ante este panorama?

Ante este panorama se han propuesto varias soluciones:

-La más efectiva, sin duda, sería retrasar la cosecha. Con un par de semanas bastaría para salvar a casi todos los pollos. De este modo, los pollos habrían volado cuando llegase la cosechadora.
En algunos sitios se ha llevado a cabo esta medida, combinada con un seguro agrícola para compensar las pérdidas que el retraso pudiera ocasionar a los labradores.


-Otra medida de conservación es el salvamento de nidos y pollos durante la cosecha. Consiste en buscar los nidos antes de la recolección del cereal para tenerlos controlados y protegidos. Algunas entidades conservacionistas y voluntarios lo hacen cada año. Es una acción loable que cuesta mucho trabajo y apenas se subvenciona por los Gobiernos.
¿Y cómo se protegen los nidos? Dejando un rodal sin cosechar a su alrededor, que dé sombra al nido y lo oculte. Queda más expuesto a los depredadores que si no se cosechase, pero es mejor esto que no hacer nada.
Con 10 m2 debería bastar. Algunas ONG lo hacen y pagan algo al agricultor para compensar.

Otra opción es poner un vallado alrededor hasta que se complete la cría y los pollos levanten el vuelo.

 -También se pueden criar en cautividad algunos pollos y soltar después para criar por hacking, si bien esto no se puede hacer a gran escala.


Es necesario conservar su hábitat para mantener las poblaciones de sus presas. Se ha propuesto la elaboración de un censo nacional de aguiluchos para conocer mejor el estado actual de esta rapaz.

 En ausencia de medidas de conservación, la población de aguiluchos se vería diezmada cada año y probablemente acabaría desapareciendo en pocos años.



Él necesita tu ayuda, o no

Si encuentras un pollo de aguilucho, normalmente lo mejor es dejarle donde lo has descubierto. Lo más probable es que sus padres lo estén criando y todavía sea demasiado joven para volar. Si no tiene ningún problema, en unos días estará volando. Molestar, apresar o hacer daño a aves protegidas está prohibido por la ley. En caso de duda, es mejor llamar al 061 y preguntar al SEPRONA (Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil) qué hacer.
Sin embargo, conviene ponerle a salvo si hay una carretera muy cerca de allí o va a pasar maquinaria agrícola por la zona próximamente.

Es normal encontrar en el suelo pollos de ciertas especies de aves. ¿De cuáles? De rapaces nocturnas (búhos, vaya) y de aves diurnas que anidan en el suelo, como la avutarda, las alondras o el aguilucho cenizo.
Encontrar en el suelo pollos de otras rapaces distintas del cenizo y que no echen a volar al advertir tu presencia, suele ser muy mala señal. Puede que se haya caído del nido o que esté débil y/o desnutrido (porque sus padres hayan muerto, porque esté enfermo…), o incluso que haya ingerido veneno. En ese caso, hay que coger una caja y meter el pollo dentro. A la caja le haces algún agujero para que respire, y al pollo para poder cogerlo tienes que echarle una tela por encima (la camiseta, si no tienes otra cosa) para taparle los ojos y que no se asuste (y para protegerte de sus garras).
Conviene en estos casos llevar al pollo a un centro de recuperación o avisar para que vayan a recogerlo, o llamar al SEPRONA. No se debe intentar criarlo por cuenta propia: aunque tengas buenas intenciones seguramente acabaría muriendo porque solo aceptaría la comida que le traen sus padres. Es mejor dejárselo a los profesionales. Además, si un ave se acostumbra al trato con humanos luego no sabe vivir en libertad.

Si es evidente que ha sido envenenado (p.ej. si encuentras varias aves muertas juntas): 1º no tocar nada, 2º hacer fotos y 3º llamar al SEPRONA (puedes llamar también a SOS veneno).




Historia de los aguiluchos villaconancieros

2016

El 18 de julio de 2016 a las 11 am encuentro al pollo de la foto en un rastrojo, a la orilla del camino.
No se movía, estaba aterrorizado. No quise molestarle mucho, solo ver que no estaba herido. Cuando intentaba tocarle se echaba para atrás, se acurrucaba. Dio algunos pasos. En un momento, extendió las alas, pero no voló. No tenía ninguna herida, ni sangre, ni nada.
No sabía si debía recogerlo o dejarlo donde lo encontré. Pensé "a lo mejor es un pollo que está aprendiendo a volar y no hay que molestarle": Le hice unas fotos 
para su identificación  y me fui de allí.  El caso es que volví el día siguiente a la misma hora y estaba muerto exactamente en el mismo sitio donde lo encontré.  
Era una hembra nacida ese año.



 
2017
  
9 de julio  Macho de cenizo vuela lento a ras de suelo sobre las  laderas del Pico de la Cigüeña, luego lo veo arriba en el páramo.

10 de julio A las 8 am veo un macho de cenizo atravesar La Cancha, dirección Norte.

15 de julio  19 pm Hembra de cenizo al Sur de Prolongar. Forma de V, vuela bajo, se posa en rastrojo. Oscuro por arriba y rojizo y barrado por debajo. No tiene negro en las puntas de las alas ni tonos grises. Es la primera hembra de cenizo que veo; seguramente han estado incubando y por eso no se han dejado ver.

El día 20 de julio encuentro un pollo de cenizo en un rastrojo cerca del pueblo, prácticamente en el mismo sitio en el que estaba el pollo de 2016. Estaba sobre una paca de paja. Andaba y se le veía bastante espabilado (con una actitud bastante distinta a la del pollo del año pasado), aunque todavía no volaba.                                                 

Al día siguiente (21 de julio) una pareja de cenizos (macho y hembra) sobrevolaban la zona. Todo indicaba que eran sus padres. El pollo estaba de pie, inmóvil, de vez en cuando piaba de forma lastimera y a veces aleteaba. Estuve 3 horas por la mañana vigilando a la familia, pero no vi que bajasen al suelo a alimentar al pollo en ningún momento.
El pollo en toda la mañana apenas se movió unos metros. Cruzó el camino, subió por la ladera y se puso encima de unas rocas, junto a una encina.        

Ese mismo día por la tarde (18 pm), el pollo sale volando desde la orilla misma del camino hasta media ladera. Después me acerco a él para ver si se deja coger o si ya ha aprendido a volar, y tras dar varios saltos y aletear torpemente consigue despegar y se aleja varios metros planeando. Todavía se le puede coger, pero no quiero molestarle.

El 22 de julio encuentro al protagonista de nuestra historia en el suelo, en un rastrojo junto a un arroyo. Anda, aletea y volando recorre unos 10 metros, cruzando el arroyo. Justo cae al otro lado, entre los carrizos. Cuando quiere volar, toma carrerilla correteando mientras agita las alas, y al final consigue volar unos pocos metros.

Una hembra de cenizo (la madre, seguramente) está unos cuantos metros al Norte. Va por ahí volando. También se posa en el suelo. Luego la veo en otro rastrojo próximo persiguiendo a un pajarillo a ras de suelo.

A las 11 am, un macho de cenizo (el padre) vuela bajo sobre las laderas cercanas. Va muy lento, con las patas pegadas al cuerpo, a veces las separa de él. Hace una pirueta en el aire. Después de inspeccionar toda la ladera asciende describiendo varios círculos y desaparece dirección Sur.

Varios días después, el 26 de julio, encuentro al pollo en la ladera donde estaba el día 21, encima de un arbolito de 3 o 4 m de altura. Antes estaba sobre un rastrojo; cerca de él había dos conejos completamente quietos, intentando no llamar la atención.                 
Dos aguiluchos vuelan sobre la ladera. Se oyen chillidos. Uno baja a un rastrojo junto al arroyo y se posa.

El 27 de julio me llevo una gran sorpresa: el pollo ya ha aprendido a volar. Le encuentro entre las rocas sobre las que estaba posado el otro día. Vuela ya como los adultos, planea sobre la ladera, incluso sobre la cima. Persigue un pajarillo y después se posa en el suelo del teso. Hoy hace mucho calor.
Ya es imposible cogerle.

El 28 de julio, el aguilucho sobrevuela con su madre las laderas donde ha pasado todos estos días. Una ruidosa bandada de abejarucos da color a la mañana con sus vuelos frenéticos.

Dejo de vigilar al pollo. El 4 de agosto ya llevaba unos días sin ver aguiluchos por Villaconancio.

  

 Bibliografía

Alula

Enciclopedia de las aves de España 

ESTUDIO DE LA ECOLOGÍA POBLACIONAL DEL AGUILUCHO CENIZO (Circus pygargus)
EN EXTREMADURA

 

El libro rojo de las aves de España (Ministerio de Medio Ambiente, SEO)

Fotos propias

Texto: elaboración propia



miércoles, 7 de febrero de 2018

El carbonero o montanero

-3- Economía   -3.3- Antiguos oficios    -3.3.1- Carbonero/Montanero


El carbonero o montanero


La abundancia de montes ha permitido la existencia del oficio de carbonero o montanero, uno de los más tradicionales del Cerrato.

Hasta bien entrado el siglo XX (años 60 o 70), buena parte de los hombres de Villaconancio y de otros pueblos del Cerrato se dedicaron a la elaboración de carbón vegetal. Ya en el diccionario de Madoz, hacia 1.850, se mencionaba esta situación: “IND -. la agrícola, y muchos de sus veciudad se dedican á la elaboración del carbón”.

Era un trabajo duro, solo para hombres (empezaban desde muy jóvenes), que les forzaba a pasar largas temporadas lejos de casa, en el monte. Eran los llamados “carboneros” o “montaneros”.

Aclaremos primero algunos conceptos:

cisco.
(De or. inc.; cf. lat. ciccum, cosa insignificante).
1. m. Carbón vegetal menudo.

carbonero, ra.
(Del lat. carbonarĭus).
1. adj. Perteneciente o relativo al carbón.
2. m. y f. Persona que fabrica o vende carbón.
4. f. Pila de leña, cubierta de arcilla para el carboneo.
5. f. Lugar donde se guarda carbón.













Carbonera

El proceso para hacer carbón vegetal con roble o encina, según un antiguo carbonero de Villaconancio, es el siguiente:

-Para hacer el horno, primero se hacía un castillo de troncos (previamente se cortaban estos, pero sin talar el árbol, era una poda). Cuando tenía suficiente altura, empezabas a poner ramitas más finas. El horno se hacía en un claro para evitar incendios.

-Luego dejabas en el medio un agujero desde abajo hasta arriba, y cuando ya terminabas de hacerle, cubrías de hojarasca el horno (pero sin tapar el agujero).

-Luego echabas la tierra sobre la hojarasca y le echabas tres paladas de lumbre por el agujero, para prenderlo.

-Después, lo llenabas de tacos de madera (para que el fuego subiese por el agujero).

-Se tapa todo entero de tierra, incluso el agujero. Por la parte de abajo se hacen agujeros para que respire. Tarda entre 13 y 15 días en hacerse, según el tamaño de la carbonera. Hay que estar día y noche vigilando para que todo salga bien. Hay que cebarle, esto es, meterle más madera (lo abres y le metes más madera por donde se hunda, y se tapa con hojarasca).

Para asomarse al horno se pueden colocar unas escalerillas de madera (troncos), pero hay que tener cuidado de no caer dentro: es muerte segura.

Al tapar la madera con tierra se limita el oxígeno disponible y se produce una combustión lenta y parcial (sin llama), una carbonización (pirolisis anhidra). Se obtiene así un combustible menos pesado y con mayor poder calorífico que la leña.

Cuando se va apagando (no echa humo), eso es que el carbón está hecho. El montón de leña va cayendo, se va hundiendo según se van apagando los agujeros (en círculo), el agujero que no echa humo, por allí ya está hecho el carbón y así sabes por dónde se llega.

La lluvia no apaga los hornos.  Las cabañas eran como la que se puede ver en Valdefuentes de Cevico. Resulta curioso que se construyesen de manera análoga a los hornos de carbón: con madera para la armazón, hojarasca y tierra.                                                                                                        Se utilizaban para dormir en una saca de paja y manta. Cuando necesitaban comida, bajaban al pueblo por la noche para comprar. El carbón se hace de septiembre a abril. El resto del año se tenía que cortar la corteza para curtir cueros.


La cabaña de Valdefuentes:






-vista de frente

Tiene forma de T, con un pasillo de entrada a la sala. Hay que entrar casi a gatas.

-detalles de la entrada



Observa cómo van encajados los troncos en las horquillas de otros troncos. Las uniones se refuerzan con cuerdas.



-vista lateral


-vista posterior (las piedras son la chimenea o humero, donde se prende la lumbre)


-la chimenea vista desde fuera


-la chimenea vista desde dentro


-el interior: las paredes

La cabaña es bastante amplia. Caben varias personas holgadamente y dentro puedes estar de pie sin problemas.


Toda la orilla de la sala tiene un banco hecho con tierra. Las vigas de madera parten del suelo inclinadas y confluyen en el techo.


-el interior: el techo


Podemos ver cómo las vigas de las paredes se unen a la del techo. Todo el conjunto se cubre con hojarasca, y luego se echa tierra encima.




Los carboneros trabajaban en grupos. Iban al monte en el que hubieran sido contratados, que no tenía por qué ser el de su pueblo. Los carboneros de Villaconancio trabajaron en Astudillo, entre otros lugares.

El carbón se utilizaba luego para quemar en las glorias en invierno, para usarlo en las cocinas y para lo que hiciese falta (para la  forja, los braseros…). Su poder calorífico es muy superior al de la madera, por eso se hacía todo este proceso en vez de quemar la leña tal cual.

El carbón vegetal (en oposición al mineral) es un material con un alto contenido en carbono (del orden del 80 %). Se produce por calentamiento de madera y residuos vegetales, hasta temperaturas que oscilan entre 400 y 700 °C, en ausencia de aire.

En la película “Tasio” (ambientada en Navarra) se puede ver la forma de vida montaraz de los montaneros y del furtivo, que se sacaba un dinerillo y comida cazando conejos a lazo, con escopeta…  aunque naturalmente estaba prohibido.

En Cevico se celebra todos los años el “Día del Montanero” (en septiembre), para recordar esta forma de vida.

Los montaneros nunca preparaban incendios. Sabían manejar el fuego y lo tenían bien vigilado.  


El “quirazo” (en la foto) es una herramienta que sirve para sacar el carbón de los hornos cuando estaba ya hecho










Aquí dejo algunos vídeos interesantes sobre el tema:

"EN CASA CON CRISTINA - Tradición, historia y un oficio muy antiguo en Cevico Navero"



"Se acaban los carboneros en Castilla y León"




"Los últimos carboneros de Castilla y Euskal-Herria"




"Carbón de encina"


"La choza del carbonero"




Hemos recordado una forma de vivir que se está extinguiendo. Sería bueno que estas líneas sirviesen para que alguien se haga una idea de cómo vivían nuestros antepasados hace no tanto tiempo.

Por supuesto, es bien recibido cualquier comentario o información adicional con el que completar o mejorar esta entrada.


Yo me vuelvo a la choza.



Fuentes:

-foto de la carbonera:  "Camino Llano"
-resto de fotos: mías
-texto: elaboración propia
-vídeos:  Radio Televisión de Castilla y León; Meta noia (YouTube); Casa de la Imagen/Cámara oscura (La Rioja); documentalesetnograficos

En el foro de Cevico Navero hay más información sobre el tema: